domingo 27 de mayo
Noticias Locas

Jueza le ordena compartir la custodia de su perro con un vecino

Una jueza de Florida tomó una decisión salomónica para resolver una dura batalla entre ex vecinos por la propiedad de un perro de 45 kilos, otorgando los derechos de custodia compartida a ambas partes.


Tina Marie Walker, de Madeira Beach, adoptó a Elario, un juguetón perrito mezcla de labrador retriever negro de 4 años, en 2016. Pero durante las últimas cinco semanas ha estado compartiendo la custodia del perro con David Somerville, su antiguo vecino de al lado, según los medios locales.

“No entiendo por qué en el estado de Florida, un perro es propiedad”, dijo Walker. “Tiene la licencia a mi nombre. Pagué por el perro”.

Somerville llevó a Walker a la corte para reclamar que se le otorgue la propiedad exclusiva porque ha sido el cuidador principal de Elario, pagando la comida del perro, facturas del veterinario y juguetes.

Los registros judiciales muestran que su amistad tomó un giro amargo cuando Walker hizo que le pusieran un microchip a Elario, y puso el registro a su nombre. Walker luego mantuvo a Somerville alejado del perro, lo que provocó la demanda.

El acuerdo de custodia compartida fue resuelto por la jueza de la corte de reclamos menores del condado de Pinellas, Lorraine Kelly, quien en un fallo del 8 de marzo dijo que era en el mejor interés de todas las partes involucradas.

“Ambas partes tienen consideraciones de salud que mejoran con la compañía de Elario. Ambas partes han pasado una gran cantidad de tiempo con el perro, y los testigos dicen que muestra un gran afecto por sus dos humanos”, dijo.

Elario ahora se queda con Somerville cada dos fines de semana de viernes a martes según un cronograma elaborado por la jueza.

Walker le dijo a un canal local que se ocupó de Somerville, un veterano de Vietnam, después de que le practicaron una cirugía por un cáncer de pulmón.

“Lo amaba, lo cuidé durante dos años y medio”, dijo a la estación. “Así que no entiendo esto en absoluto. Me siento traicionada, tengo el corazón roto, mi perro está dividido”.

La mujer está apelando la decisión de la jueza, ya que dice que la obliga a mudarse.

 

Dejar un comentario