domingo 27 de mayo
Noticias Locas

Desde hace al menos tres años deja a mujeres plantadas con la cuenta del restaurante

Paul Gonzales no es el primer hombre (y probablemente no sea el último) en deshacerse de una cita y dejarla plantada con la cuenta del restaurante, pero definitivamente es el más notorio y prolífico en la historia reciente. Según los medios locales, el hombre de Pasadena ha estado plantando a sus citas con la factura de la cena por más de tres años.


Gonzales fue noticia por primera vez en marzo del año pasado, después de abandonar a dos mujeres en citas separadas en Pasadena, California, y dejarlas con costosas facturas en restaurantes. Una de las víctimas dijo a los periodistas que había revisado online y había descubierto noticias de al menos otras dos mujeres engañadas por el mismo hombre, que se remontaban a un año atrás.

La mala publicidad que recibió el año pasado, luego de una amplia cobertura mediática de sus hazañas, no parece haber molestado demasiado al “paga dios” serial, ya que hace solo unos días dos mujeres más se presentaron para quejarse de quedarse plantadas con la factura.

Una de las víctimas más recientes de Gonzales, que prefirió permanecer en el anonimato, dijo que había conocido al hombre en una aplicación de citas y aceptó salir con él. Después de disfrutar de una deliciosa cena y dos tazas de café, el hombre supuestamente comenzó a hablar sobre su tía enferma y lo preocupado que estaba por ella. Luego se excusó para buscar el cargador de su teléfono en el auto, pero nunca regresó, dejándola con una factura impaga de USD 130.

“Pidió una ensalada con camarones, y filet mignon, sí, se dio todos los lujos”, dijo la mujer. “De repente dijo, ‘Oh mi cargador – mi teléfono se está muriendo y estoy esperando una llamada de mi madre sobre mi tía'”.

“No mencioné nada a la gente del restaurante”, agregó la víctima. “Creo que estaba muy avergonzada. Mi orgullo estaba dolido. Me sentí una tonta”.

Lo que ella no sabía era que Paul Gonzales era el infame “paga dios” serial de Pasadena, y que ella era una de las muchas víctimas de sus travesuras. Solo una semana antes había abandonado a otra mujer que había conocido en un sitio de citas en Mercado, un restaurante mexicano en Pasadena. La mujer, llamada Carol, dijo que Gonzales se hacía llamar ‘Mike’ en su perfil de citas, que tenía una biografía muy interesante, y “decía todas las cosas correctas”.

Cuando Carol llegó a Mercado, Gonzales le dijo que ya había comido, pero que tenía espacio para otra cena. “Se dio unas palmaditas en el estómago y dijo: “Sé que probablemente te sorprenda, pero puedo comer dos cenas “, dijo la mujer.

Después de terminar su comida, Gonzales se excusó de la mesa y nunca regresó.

El año pasado, una mujer dijo que Gonzales le había hecho el mismo truco, pidiendo “un vaso de Pinot, una ensalada César con una guarnición de camarones, un filete y una papa horneada” y luego pretendiendo tomar una importante llamada para poder dejar la mesa, y nunca regresar.

Más tarde encontró artículos online sobre Paul Gonzales haciendo el mismo truco en al menos otras dos citas, un año antes.

Es una locura cómo después de al menos cinco incidentes en los últimos tres años, este plantador serial aún puede salirse con la suya. Teniendo en cuenta que la mayoría de sus víctimas están demasiado avergonzadas para revelar su nombre completo, es posible que haya más mujeres que se avergüencen de dar un paso al frente. Un abogado de California está exhortando a las víctimas a presentar denuncias policiales, ya que este comportamiento es un delito en el estado de California.

 

Dejar un comentario