martes 23 de octubre
Medios

Cómo informan los periodistas israelíes sobre un lugar al que no pueden acceder

Oren Ziv es un periodista que trabaja con Activestills, un colectivo de fotógrafos israelíes, palestinos e internacionales, unidos por la convicción de que la fotografía es un vehículo para el cambio político y social. En esta nota describe su experiencia en primera persona trabajando en la Franja de Gaza:


El principal obstáculo que enfrenta cualquiera que quiera informar sobre lo que está sucediendo en las protestas de Gaza desde el lado israelí de la frontera, es que uno puede oír los disparos, ver el humo, informar sobre la conducta del ejército, y estimar el número de manifestantes, y sin embargo, no se puede obtener la historia completa.

Un periodista de Jerusalén Este que a menudo comenta lo que sucede en la frontera lo resumió perfectamente: “Podemos oír las balas, pero no podemos ver la sangre”. Desde que Israel puso a Gaza bajo asedio hace 11 años, los periodistas israelíes tienen prohibido entrar en la Franja, tanto en tiempos de conflicto como de calma.

Alrededor del mediodía, decenas de palestinos se reúnen en el campamento Great Return March en el extremo norte de la Franja de Gaza, y el ejército israelí dispara grandes cantidades de gases lacrimógenos para dispersarlos. Temprano en la mañana, los periodistas del lado israelí se pararon y discutieron sobre si sería un día tranquilo, o si la violencia estallaría después de las oraciones al mediodía y los funerales de los 60 palestinos abatidos a tiros un día antes. A pesar de los informes contradictorios, el campamento de Great Return March todavía estaba allí.

Veinte kilómetros al sur de la frontera, me encuentro con Bar Hefetz, miembro del kibbutz, agricultor y activista de izquierda de Kibbutz Nirim. Me lleva a dar un recorrido junto a la frontera en su vehículo, y entre los plátanos se pueden ver las posiciones de los soldados. “A menos que salgas a los campos, apenas se escucha el tiroteo en Gaza”, dice Hefetz sobre la vida cotidiana a la sombra de las protestas que suceden a menos de un kilómetro de su casa en las últimas semanas.

Continuamos hasta llegar a una estructura. Hefetz dice que hasta 1948 sirvió como escuela en Abu Sitta, una aldea que fue destruida, y cuyos residentes fueron expulsados ​​durante la Nakba. Desde entonces, sus residentes viven en Khan Younis en la Franja de Gaza, cuyo vecindario puede verse desde los campos del kibbutz.

“No es aterrador. No me preocupa que alguien venga aquí “, dice cuando se le pregunta sobre la posibilidad de que los manifestantes palestinos rompan la valla. “Nadie pensó que la gente cruzaría la valla. Solo un pequeño grupo ha logrado hacerlo. Unos y otros se tomaron fotos con banderas y regresaron”.

En la pared de la oficina de Hefetz, junto a los mapas de la región, cuelga una “bomba cometa”. Hefetz la encontró mientras conducía por los campos. Su colorida cola está conectada a una lata de Coca Cola, que se llenó con material inflamable. Las cometas, que se transportan desde Gaza a Israel, han provocado docenas de incendios en los campos al otro lado de la cerca.

Hoy, 400 personas viven en Nirim, un kibutz establecido por el movimiento juvenil de izquierda Hashomer Hatzair. “Hay una variedad de opiniones, pero todos son izquierdistas de una manera u otra”, explica Hefetz. “Las personas en esta área (derecha en Sderot o izquierda en Nirim) están mucho más definidas por su conservadurismo y fatalismo. La sensación de que no tienen influencia, de que nada va a cambiar”. Hefetz mismo dice que no cree que esté resignado al destino. “Creo que las personas pueden cambiar. Pero para esto necesitamos una gran cantidad de personas, no necesariamente una gran. Los líderes de los consejos regionales se encuentran en un lugar difícil, explica Hefetz. “Incluso si piensan como yo, todavía necesitan mantener buenas relaciones con el gobierno para sus presupuestos”.

Al mismo tiempo, el líder del Meretz, Tamar Zandberg, y el Meretz MK Mossi Raz están visitando el kibbutz junto a Avi Dabush, un miembro del partido local. Nirim es uno de los puntos en su viaje hacia el sur, que incluyó una visita a Sderot, el Consejo Regional de Eshkol y un paseo por la frontera. “Vinimos aquí porque sentimos frustración. Estuvimos aquí antes de Pesaj, un día antes de la primera gran protesta, y advertimos que esto iba a suceder “, dice Zandberg. “Sabíamos que habría una gran cantidad de eventos en el período previo a la protesta del lunes y la mudanza de la embajada de Estados Unidos, que hoy parece una movida cínica e innecesaria”.

“Se perdieron muchas oportunidades”, continúa Zandberg. “Del alto el fuego ofrecido la semana pasada, y hasta las demandas de abrir un puerto marítimo y permitir que los trabajadores de Gaza entren a Israel”. ¿Qué tipo de mensaje tiene para los soldados estacionados en la frontera? “El mensaje más simple es: debes abrir fuego solo en situaciones que amenazan la vida. Estas son las reglas de enfrentamiento de la IDF, así como las leyes israelíes e internacionales. No puedes abrir fuego cuando no hay amenaza para tu vida. Netanyahu y Hamas trabajaron juntos para llevarnos a esta situación”, dice Raz, mientras permanecemos junto a la cafetería del kibbutz. “Debemos abrir un puerto en Gaza, permitir permisos de trabajo, y facilitar el bloqueo y el asedio, que nos han llevado a donde estamos hoy”. Raz dice que debemos recordar que Israel ha cruzado a Gaza varias veces en los últimos años. “En los últimos cuatro años hemos cruzado para nivelar la zona de amortiguación más allá de la valla. Más de 100 veces desde Operation Protective Edge. No puedo justificar abrir fuego contra las FDI, y por lo tanto no puedo justificar el abrir fuego contra los palestinos que se acercan a la valla”.

Los miembros de la Knesset abandonan el kibbutz y yo decido llamar a una periodista extranjera que ha estado en Gaza durante los últimos días. Quizás a través de sus ojos podremos entender mejor lo que está sucediendo más allá de la valla. Es una periodista veterana, que ha cubierto varias zonas de conflicto sangrientas. Está claramente molesta. “Ayer fue una locura”, dice ella. “En cierto punto dejé de contar el número de heridos que fueron evacuados del área”. La reportera describe una escena en la principal protesta en Jabaliya, frente al Kibbutz Nir Oz. “Las personas que estaban paradas a mi lado, a cientos de metros de la valla, que no hicieron nada, fueron disparadas por francotiradores. Alguien que estaba cerca de mí recibió un disparo entre los ojos “, dice. En otro caso, dijo que vio disparar al conductor de unos pocos periodistas extranjeros mientras estaba parado junto a ellos.

Regreso a Black Arrow, el sitio conmemorativo de la guerra anterior en Gaza, ubicada en la frontera norte, donde docenas de equipos de noticias informan. El portavoz de las FDI permite que los periodistas se reúnan aquí, y desde aquí se pueden ver los campamentos al otro lado de la valla. Solo podemos ver unas pocas docenas de personas de pie, y una gigantesca bandera palestina sobre las tiendas blancas. Sin embargo, desde esta distancia, es imposible saber qué está sucediendo al otro lado de la frontera. Los periodistas que informan desde la frontera están, de hecho, lejos de la acción. Desde que se estableció el sitio, la información que llega a los israelíes a través de los medios siempre es de segunda o tercera mano. A menudo, los informes y las fotografías son del Portavoz de las FDI o de diferentes autoridades israelíes, a veces de algunos periodistas palestinos, activistas y ONGs.

Muchas veces se nos impide incluso llegar a la frontera. Los periodistas israelíes no han pisado Gaza durante 11 años. No han visto con sus propios ojos lo que están informando, no han podido hacer reportes de primera mano o referencias cruzadas, lo que ayuda a mantener la catástrofe en curso en Gaza lejos del ojo público.

Vía

 

Dejar un comentario