martes 23 de octubre
Interesante

Cómo funcionan las pantallas flexibles

Durante décadas, las pantallas se han formado con piezas planas de vidrio o plástico. Las pantallas planas no solo se rajan y se rompen, sino que también determinan la forma de la tecnología de visualización, como teléfonos y televisores. Sin embargo, recientemente los ingenieros han comenzado a desarrollar pantallas flexibles. Entonces, ¿cómo funcionan, y qué significan para el futuro?


Las pantallas de visualización de cristal líquido (LCD) tradicionales usan diodos emisores de luz (LED). Estos se componen de una especie de sándwich de dos tipos de material semiconductor, uno rico en electrones, y uno pobre en electrones. Cuando la electricidad pasa a través del sándwich semiconductor, los electrones fluyen desde el lado rico en electrones hacia el lado que es pobre en electrones. A medida que los electrones cruzan la unión, pasan a través de los agujeros en el otro lado y liberan energía excedente en forma de luz.

Más recientemente, sin embargo, los ingenieros han desarrollado un nuevo tipo de LED. Este utiliza moléculas orgánicas pequeñas (OLED), o moléculas más grandes llamadas polímeros, depositadas sobre vidrio. Un OLED básico se compone de seis capas: dos capas de vidrio protector o plástico en la parte superior (el sello) y el fondo (el sustrato), un terminal negativo, un terminal positivo y dos capas de moléculas orgánicas. Como las capas de moléculas orgánicas son más delgadas que los semiconductores utilizados en los LED ordinarios, los OLED son mucho más delgados, más livianos y más flexibles. También son más brillantes y no necesitan luz de fondo, por lo que utilizan menos energía. Además, responden mucho más rápido que las pantallas tradicionales y producen colores más reales. Y lo que es más importante, algunos tipos de OLED se pueden imprimir en plástico para crear una pantalla flexible.

A principios de este año, Samsung anunció que había desarrollado un panel de pantalla OLED flexible con un sustrato y sello “irrompible”. Según Samsung, la pantalla flexible pasó una prueba de durabilidad que se basa en los estándares militares de los EE. UU. Las caídas repetidas de hasta 1,8 metros no causaron daños a la pantalla.

Pero una pantalla flexible puede tener ventajas más allá de ser resistente a las roturas. En el futuro, podría ser posible fabricar teléfonos o tabletas que se puedan enrollar o doblar para que quepan en un bolsillo. Por supuesto, antes de que esto suceda, todas las baterías y otros circuitos internos rígidos también deberían ser flexibles. Algo de esto ya está en desarrollo. Por ejemplo, el fabricante electrónico LG está trabajando en la creación de paquetes de baterías que pueden curvarse, apretarse y contorsionarse como un pretzel. Otros fabricantes están trabajando en el desarrollo de computadoras portátiles que usan una pantalla flexible con una computadora rígida.

Una pantalla flexible también puede hacer que los teléfonos sean más fáciles de transportar. Lenovo desarrolló un prototipo de reloj inteligente del tamaño de un teléfono que se ajustaba a la muñeca. Los automóviles también podrían beneficiarse de pantallas flexibles para crear paneles digitales. También hay una gran cantidad de usos para las pantallas que pueden doblarse y plegarse. Las pantallas podrían incorporarse a muebles, electrodomésticos o prendas de vestir. Las pantallas podrían conectarse a un dispositivo a través de Bluetooth, para proporcionar una pantalla portátil de gran tamaño donde y cuando sea necesario.

Por el momento, uno de los mayores desafíos para el uso generalizado de pantallas plegables es la fabricación de pantallas en grandes volúmenes. Por el momento, la tecnología OLED es más costosa de fabricar que los LED tradicionales, y necesita ser más eficiente. Una vez que eso ocurra, se espera ver un aumento de la innovación en los productos que incorporan pantallas flexibles.

Vía

 

Dejar un comentario