domingo 21 de octubre
Noticias Locas

Máquina expendedora ofrece deliciosos bocadillos de insectos

Si bien se sabe que los insectos son nutritivos, y pueden resultar una excelente fuente de proteínas, muchos los consideran un alimento novedoso. En Japón, los curiosos que deseen probarlos, tienen que visitar tiendas especializadas que sirven alimentos extremadamente exóticos.


Pero la búsqueda de insectos comestibles en Japón puede llegar pronto a su fin, ya que el usuario japonés de Twitter @kajioshinji3223 descubrió una máquina expendedora de insectos en el distrito comercial de Kokai en Kumamoto. Estaba notablemente vacía de productos, pero un cartel promete que los contenidos llegarán en poco tiempo.

La decoración de la máquina incluye ilustraciones de lo que parecen ser vaquitas de san Antonio, avispas y chinches, con un cartel en la parte superior que dice “La entomofagia ha comenzado” (La entomofagia es el uso humano de insectos como alimentos). Y si eso no fuera lo suficientemente llamativo, también muestra una gran pancarta lateral, declarando que es la “primera máquina expendedora de entomofagia del mundo”.

Sin embargo, a pesar de lo que indica la pancarta, varias máquinas expendedoras de insectos ya se han visto en todo el mundo.

Como las del Museo de Ciencias Naturales de Houston:

y el Montreal Insectarium en Canadá:

o el Butterfly Wonderland en Arizona:

Sin embargo, esta última instalación podría ser la primera máquina expendedora de insectos de Japón. Y puesto que hay 30 botones en la máquina y, por lo tanto, potencialmente tantos tipos de bichos en oferta, el tuit interesó (y mareó) a los internautas:

  • “¿Insectos comestibles?”
  • “¿Esto es real?”
  • “Puedo comer langosta hervida, pero las larvas de abeja son demasiado para mí”.
  • “Todos se convertirán en cebo para peces”.
  • “Los fantasmas de estos insectos muertos te perseguirán.”

Nadie sabe cuándo llegarán las mercancías, pero dada la facilidad de acceso en forma de máquinas expendedoras, un día podríamos ver a los japoneses masticando artrópodos a la hora de la merienda. Y cuando llegue ese día, tal vez todos disfrutemos de deliciosos estofados de insectos, y participemos en crujientes banquetes de bichos.

 

Dejar un comentario