Interesante

El nuevo trabajo que nació en Hollywood gracias al movimiento #MeToo

Tener un «coordinador de intimidad» en el set hace que las escenas de sexo sean más seguras para los actores, y posiblemente más atractivas para los espectadores. Los coordinadores de intimidad sirven como mediadores en el cine y la televisión. Abogan por los derechos de los actores, y aseguran que todos se sientan seguros, y lo más cómodos posible mientras se filman las escenas de sexo.


Como resultado del movimiento #MeToo, el acoso y la seguridad sexual están a la vanguardia de la atención pública, especialmente en Hollywood. Incluir a los coordinadores de intimidad para trabajar en guiones con sexo simulado, es una de las formas en que las producciones intentan garantizar que los actores no sean explotados. Hasta ahora, el movimiento ha sido bien recibido por actores y productores por igual.

Gracias a la actriz Emily Meade, que trabajó en The Deuce, HBO fue una de las primeras en presentar el puesto de coordinador de intimidad. En medio del tumulto inicial del movimiento #MeToo, Meade decidió que ya se había sentido bastante incómoda durante las escenas de sexo. Estar expuesta, tanto emocional como físicamente, estaba cobrando su precio, por lo que le dijo a los ejecutivos que era hora de un cambio.

Así fue como ingresó al set Alicia Rodis, una coordinadora de intimidad, directora y actriz con sede en Nueva York. Rodis es cofundadora de Intimacy Directors International, una organización sin fines de lucro que comenzó en 2016, para generar cambios en la industria.

«Incluso yo no entendía el alcance de cuánto se había ignorado esto, y durante cuánto tiempo», dijo Rodis en una entrevista. «Hay tanta dinámica de poder en los sets, tanta presión, y se supone que, como actor, simplemente lo absorbes y lo haces».

Es un gran cambio para los actores tener a alguien en el set para que se preocupe por sus mejores intereses, en lugar de concentrarse únicamente en la dirección creativa.

“No se trata de que las cosas que hace Rodis sean tan radicales», dijo Meade. «Es simplemente tener a alguien que no seas vos para que lo piense. No debería ser un concepto radical dar a alguien algo para cubrir sus partes privadas. Pero saber que tienes a alguien que va a ocuparse, ese gesto, ayuda”.

Sin embargo, el papel de Rodis es ciertamente más que un «gesto». Es el trabajo de los coordinadores de intimidad asegurarse de que todos en el set, desde los actores hasta los directores y el equipo, estén plenamente informados y con consentimiento. El coordinador también dirige las conversaciones sobre sexo, con las que la cultura cinematográfica nunca se ha sentido cómoda.

«Con momentos íntimos, desde besos hasta escenas de sexo intenso, la práctica habitual para los directores ha sido simplemente decir ‘lo que sea que te sientas cómodo, solo hazlo'», dijo Rodis.

Sin embargo, al igual que el sexo real, las escenas de sexo son mejores para todos (y tienen menos posibilidades de abuso) cuando hay diálogo, compasión y consentimiento.

«Ella entiende cómo ayudarnos a coreografiar las cosas para que se vean más reales de lo que son, al hacer algo menos real», dijo Meade. «Al dejarlo abandonado a nuestros propios medios, simplemente estás haciendo lo que haces en la vida real. Y eso es un problema si no quieres que se sienta como en la vida real».

HBO ha anunciado que los coordinadores de intimidad ahora estarán presentes en todos los escenarios donde se realicen las escenas de sexo. Con HBO detrás de grandes éxitos como Game of Thrones y Westworld, hay una creciente presión sobre la industria para que otras compañías sigan su ejemplo. Rodis estará trabajando en la próxima serie de “Watchmen”, y la película “Crashing and the Deadwood”, mientras ella capacita a otros coordinadores para trabajar en el drama criminal “Jett” y la serie “Euphoria”.

De acuerdo con Rodis, “Si tu equipo no tiene un coordinador de intimidad, en el mejor de los casos, es posible que no puedas contar la historia que querías contar. En el peor de los casos, hay actores que estarán siendo agredidos físicamente».

Vía