Medios

No, Facebook no vale USD 1.000 por usuario

Es un estudio perfectamente diseñado para los titulares: Investigadores de la Universidad de Tufts pagan a usuarios para que se alejen de Facebook.


Usando subastas para determinar el precio real del mercado, tres grupos de investigadores pagaron a varios usuarios para desactivar sus cuentas por un día, tres días, una semana y un año. ¿Cual fue la oferta media por un año? Alrededor de USD 1.000.

Si esa oferta fuera una indicación del valor de Facebook… sería el momento ideal para comprar acciones. Al multiplicar la oferta promedio por el número de usuarios, se obtiene un total que es muchas veces mayor a la capitalización de mercado real de la empresa.

Por supuesto, multiplicar la oferta promedio por el número de usuarios sería una manera muy poco eficaz de calcular el valor de la empresa. Los tres estudios se realizaron en los EE.UU., y dos de cada tres se realizaron en ciudades del medio oeste. Pero las circunstancias económicas varían enormemente, tanto dentro de EE.UU. como a nivel mundial, y solo 214 millones, de los 2.200 millones de usuarios de Facebook están en EE. UU.

Hay muchas otras razones por las que los estudios no deben utilizarse como indicio del valor de la empresa. En su lugar, son una mirada más bien intrigante del comportamiento humano y, en función de una serie de fenómenos de comportamiento irracionales comunes, es probable que cuenten incluso menos sobre el valor de Facebook de lo que podría pensarse.

Pensemos en el bien documentado fenómeno de que los humanos valoran significativamente más lo que tienen actualmente, que lo que no tienen. Las personas siempre piden más para vender su automóvil de lo que estarían dispuestos a pagar por él.

O tomemos la teoría de la aversión a la pérdida: «El economista conductual Dan Ariely agrega un giro fascinante a la aversión a la pérdida en su libro “Predeciblemente irracional”. Él escribe que cuando se toman en cuenta los costos de cualquier intercambio, tiendes a concentrarte más en lo que puedes perder en la negociación, que en lo que puedes ganar. El “dolor de pagar”, como él lo expresa, surge cada vez que debes renunciar a algo que tienes…”.

“En uno de sus experimentos, Ariely instaló una cabina en un área bien transitada. Los transeúntes pueden comprar chocolates Hershey’s Kisses por un centavo por pieza, o Lindt Truffles por quince centavos cada uno. La mayoría de las personas que se enfrentaron a esta oferta eligieron las Trufas. Fue un buen negocio teniendo en cuenta las diferencias de calidad y los precios normales de ambos artículos”.

“Ariely luego montó otro puesto con las mismas dos opciones, pero bajó el precio en un centavo cada una, por lo que los Kisses no cuestan nada, y las Trufas cuestan 14 centavos cada una. Esta vez, la gran mayoría de las personas seleccionaron los Kisses en lugar de las trufas. Si la gente actuara con lógica matemática pura, explicó Ariely, no debería haber habido ningún cambio en el comportamiento de los sujetos».

Con los estudios de Facebook, las personas se enfocaron en lo que estaban perdiendo: acceso a su vida social online, y a todas las conexiones que han nutrido a lo largo del tiempo. Sin embargo, si el estudio cambiara y preguntara cuánto pagaría la gente por permanecer en Facebook, el trabajo de Ariely sugiere que las personas cambiarían de enfoque, alejándolo de lo que obtienen al estar en la red social, y direccionándolo hacia lo que perderían: su dinero ganado con tanto esfuerzo”.

Los estudios son interesantes, sin duda. ¡Pero no salgan corriendo a comprar acciones por ellos!

Vía