miércoles 23 de enero
Noticias Locas

Expendedora de bichos comestibles se convierte en éxito de ventas

Desde octubre del año pasado, cuando alguien vio una máquina expendedora vacía en Kumamoto que anunciaba insectos comestibles, los residentes locales han estado ansiosos por ver qué tipo de insectos estarían almacenados en el interior.


Y cuando finalmente llegó la mercancía en noviembre, la gente estaba fascinada por los diez productos que se ofrecen, que incluyen en su mayoría cosas crujientes como escarabajos rinoceronte japoneses, grillos topo, escarabajos buceadores y pupas. La mayoría se disecaron y se empacaron en grandes paquetes sellados, mientras que otros se recubrieron con chocolate para un toque delicioso.

La Barra Proteica de Grillos es el producto más barato disponible (USD 6,44), pero si te apetece algo más parecido a una buena bolsa de papas fritas, un paquete de los populares Grillos Salados cuesta 12 dólares.

La máquina expendedora fue instalada por Tomoda Toshiyuki, de 34 años, que, movido por la curiosidad por los insectos comestibles, instaló la máquina para ver si los japoneses se entusiasmaban con la idea del consumo de insectos.

Resulta que la realidad superó sus expectativas, ya que la máquina expendedora vendió más de 500 unidades, y ganó unos USD 4600 en el espacio de un mes.

Al parecer, los grillos tienen un sabor similar al de los camarones y los mariscos. “Es mejor comerlos con un poco de mayonesa o una pizca de pimienta roja”, dijo Tomoda. “Pero los escarabajos y los insectos gigantes de agua están destinados a consumidores más aventureros”.

Quizás la mayor ironía es el mismo Tomoda, ya que admitió que solía odiar a los insectos, hasta el punto de hacer que su esposa ahuyentara a los insectos callejeros que ingresaban a su tienda. “Los bichos siempre parecen listos para pelear, pero yo soy del tipo pacífico”. Cuando se le preguntó acerca de su primera vez probando grillos, respondió: “Para mí fue un verdadero infierno, pero el sabor era sorprendentemente similar al de los camarones”.