martes 19 de febrero
Medios

¿Tienen los bots derecho a la libertad de expresión?

Las personas que tuitean en sus puestos de trabajo (digamos los periodistas del siglo XXI, por ejemplo), podrían decir que la escritura de dos millones de tuits representa un desafío de enormes proporciones. Según Twitter, ese es el número aproximado producido por un conjunto de cuentas vinculadas a Rusia iniciadas en la carrera presidencial de los EE.UU. de 2016, en solo las 10 semanas previas a la elección. Por supuesto, en ese caso, los prolíficos “autores” fueron una colección de aproximadamente 50.000 cuentas automatizadas a menudo llamadas bots. Una nueva ley en California pronto obligará a los bots que participan en campañas electorales o campañas de marketing, a declarar su identidad no humana.


Si bien los agentes del Kremlin que interfirieron en la elección de EE.UU. probablemente no estarían en deuda con una ley estatal en los Estados Unidos, ni serían disuadidos por ella, las campañas políticas internas y las empresas podrían hacerlo. Para al menos un erudito constitucional, esa posibilidad plantea esta pregunta: ¿Los bots, como los ciudadanos, tienen ese derecho tan sagrado consagrado en la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, el derecho a la libertad de expresión? Laurent Sacharoff, profesor de derecho en la Universidad de Arkansas, cree que las personas que programan bots pueden querer que los tribunales de EE.UU. respondan afirmativamente.

Tomemos un bot hipotético que involucre a un votante, en torno a una preocupación compartida como la maternidad, por ejemplo. “Si tiene que decir: ‘Bueno, mira, no soy realmente una madre, soy una madre chatbot, una madre de otros chatbots. Y cuando digo que siento tu dolor, en realidad no tengo sentimientos.’ Eso simplemente no va a ser muy efectivo”, dice Sacharoff.

Un fallo judicial sobre si los bots tienen los derechos de libertad de expresión de la Primera Enmienda permanece en el ámbito de la conjetura. Mientras tanto, los bots en Twitter son muy reales. El Centro de Investigación Pew realizó un estudio en 2017 que observaba 1.2 millones de tuits  que contenían enlaces. Los investigadores encontraron que el 66 por ciento de los enlaces fueron publicados por “bots sospechosos”, con un porcentaje mucho mayor dependiendo del tipo de contenido que se estaba vinculando. Los bots publicaron alrededor del 90 por ciento de los enlaces a agregadores de noticias, por ejemplo. Cuando un hombre armado mató a 11 personas en una sinagoga en la ciudad de Pittsburgh, Estados Unidos, el otoño pasado, Robhat Labs, que analiza los bots durante grandes eventos noticiosos, descubrió que los bots manejaban el 23 por ciento de la actividad de Twitter en torno al problema durante un período de 24 horas. Los bots a menudo amplifican las opiniones extremistas. Twitter afirma que está avanzando en la lucha contra las cuentas “spam o automatizadas”, y que hace que sea más difícil difundir contenido electoral falso.

A medida que las sentencias judiciales continúan definiendo el alcance de la Primera Enmienda, ha crecido para incluir a las corporaciones. Una decisión de la Corte Suprema de 2010 en el notorio caso de Citizens United abrió las puertas a corporaciones y sindicatos para gastar dinero ilimitado directamente en elecciones. A los ojos de la corte, la eliminación de los límites en el gasto de la campaña estaba destinada a garantizar la libertad de expresión. Sacharoff dice que un punto central que apuntala el fallo era que los votantes podrían beneficiarse al escuchar el “mensaje de una corporación”. El beneficio, dice, es para la audiencia, pero el derecho está en la corporación. El mismo principio podría sostenerse para los bots.

“Aunque los bots son entidades abstractas, podemos pensar que tienen derechos de libre expresión, en la medida en que están promoviendo o promulgando información útil para el resto de nosotros”, dice Sacharoff. “Esa es una teoría de por qué un bot tendría derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda, casi independiente de sus creadores”.

Alternativamente, los bots podrían ser vistos como extensiones directas de sus creadores humanos. En cualquiera de los casos, ya sea por un derecho independiente a la libertad de expresión, o por el derecho de un creador humano, Sacharoff dice: “puedes llegar a uno u otro tipo de bots que tengan algún tipo de libertad de expresión”.

En 1943, la Corte Suprema dictaminó que las escuelas públicas en Virginia Occidental no podían obligar a los estudiantes a recitar el Juramento de Lealtad, al considerar que el requisito violaba la Primera Enmienda. Después de todo, “para mantener el saludo obligatorio a la bandera, debemos decir que una Declaración de Derechos que protege el derecho del individuo a decir lo que piensa, lo deja abierto a las autoridades públicas para obligarlos a expresar lo que no tienen en mente”. El juez Robert H. Jackson escribió en dictamen mayoritario, y así nació la llamada doctrina del discurso obligado.

“Estos son casos que dicen que la Primera Enmienda prohíbe al gobierno no solo suprimir el habla sino también obligar a una persona a expresar un mensaje”, dice Sacharoff. “Y en este caso, el mensaje es: ‘Soy un robot, no un ser humano’. Si el bot o su ser humano detrás tiene derecho a la libertad de expresión, entonces tienen el derecho de no ser obligados a revelar que son bots”.

En declaraciones anteriores el autor de la nueva ley de California rechaza la idea de que la ley viola los derechos de libre expresión. El senador estatal Robert Hertzberg dice que los bots anónimos de marketing y electorales están cometiendo fraude.

“Lo que quiero decir es que pueden decir lo que quieran”, dice Hertzberg. “No quiero controlar ni un poco el contenido de lo que se dice. Cero, cero, cero, cero, cero, cero. Todo lo que quiero es que la persona que tiene que escuchar el contenido sepa que proviene de una computadora. Para mí, eso es un elemento de fraude frente a un elemento de libertad de expresión”.

Sacharoff cree que la cuestión de los bots y sus posibles derechos de la Primera Enmienda pueden algún día llegar a los tribunales. Las campañas, dice, encontrarán que los bots son útiles y que “su utilidad se deriva del hecho de que no tienen que revelar que son bots”.

En los casos de la Primera Enmienda, un tribunal consideraría si existe una razón convincente para limitar el alcance del discurso de una persona. En el caso de los robots de las redes sociales electorales, la santidad de las elecciones probablemente sería suficiente, dice Sacharoff. Pero entonces un tribunal consideraría si la ley anti-bot es demasiado amplia o incluso efectiva.

“Si puede lograr el mismo objetivo de otra manera, o si esta ley no lo logra, entonces el tribunal dirá: ‘Vamos a derribarlo. Claro que este es un objetivo bueno y digno, pero esta ley simplemente no lo promueve’”, dice Sacharoff. “Así que será muy específico”.

Vía