Noticias Locas

Costea su carrera universitaria ayudando a padres chinos a elegir nombres para sus bebés

Beau Jessup, una empresaria de 19 años, ha ganado miles de dólares a través de su ingenioso servicio online, Special Name, que ayuda a los padres chinos a elegir un nombre en inglés apropiado para sus bebés.


Encontrar un nombre adecuado para un bebé es un gran problema en China. Cuando escogen el nombre chino de sus hijos, los padres generalmente seleccionan dos o tres caracteres que tienen un significado cuidadosamente pensado, pero cuando deciden un nombre en inglés, para ayudarlos a interactuar más fácilmente con los angloparlantes, muchos de ellos tienen problemas. Y ahí es donde entran Beau Jessup y su compañía, Special Name. Por una pequeña tarifa, Special Name sugiere varios nombres en inglés que tienen diferentes rasgos, como la honestidad o la ambición, asociados con ellos. En los últimos tres años y medio, Jessup ayudó a nombrar a 677.900 bebés chinos, y ganó más de USD 400.000 en el proceso, más que suficiente para cubrir sus gastos universitarios.

A Beau se le ocurrió la idea de un nombre especial en 2015, después de acompañar a su padre en un viaje de negocios a China. Una de las compañeras de negocios de su padre, la Sra. Wang, le pidió ayuda para elegir un nombre en inglés para su hija de 3 años. Beau se sintió honrada por la solicitud, y se dio cuenta rápidamente de la importancia de elegir un nombre apropiado en la cultura china. Después de preguntarle a Wang cuáles eran sus esperanzas para su niña, y enterarse de que la mujer «quería que la gente se sorprendiera de lo que su hija podía lograr», el joven de 15 años sugirió el nombre “Eliza”, inspirada en el personaje Eliza Doolitle de La obra «Pygmalion».

La Sra. Wang parecía encantada con la elección de Beau, y le contó a la adolescente británica la importancia de elegir un nombre en inglés para los niños chinos. Dado que el país asiático es ahora una potencia económica global, es imprescindible interactuar con hablantes nativos de inglés y otros socios occidentales, y muchos chinos creen que tener un nombre en inglés lo hace más sencillo.

«Se me ocurrió que si la Sra. Wang necesitaba este servicio, quizás otros padres también lo harían», dijo Jessup.

Después de regresar a su Reino Unido natal, Jessup pidió prestados USD 2.000 a sus padres, y le pagó a un diseñador web para que le construyera un sitio web. Luego pasó su tiempo libre completando una base de datos con alrededor de 4000 nombres de niños y niñas en inglés, asociándolos con cinco rasgos principales de personalidad, como la honestidad y el optimismo. Fue un proceso que consumió mucho tiempo, pero hoy en día los algoritmos facilitan mucho su trabajo.

El sitio web Special Name, que tiene una versión en chino para llegar a un público más amplio, les pide a los usuarios que seleccionen cinco características de una lista de 12 que les gustaría que encarnara el nombre de su bebé. El algoritmo luego sugiere tres nombres apropiados al género que coinciden con esas características. También les pide que compartan los nombres con amigos y familiares a través de las redes sociales antes de tomar una decisión, que actúa como publicidad gratuita para el servicio.

Al principio, Beau Jessup ofreció el servicio de forma gratuita para promocionar el sitio web, pero después de ser utilizado por más de 160.000 personas, comenzó a cobrar una tarifa de USD 0,79 por uso. Desde su inicio, Special Name ha ayudado a nombrar la friolera de 677.900 bebés chinos, con ingresos de USD 407.443. La mayor parte de ese dinero se ha destinado a pagar las tasas universitarias y las inversiones inmobiliarias de Beau. Y lo mejor de todo es que el negocio es casi completamente autosuficiente, y solo requiere un pequeño equipo en China que gestione las operaciones técnicas.

«Sigo actualizando la base de datos cada mes, pero el negocio está completamente automatizado, lo que me permite concentrarme a tiempo completo en mis estudios», dijo la empresaria de 19 años.

Probablemente te estés preguntando por qué alguien querría pagar por sugerencias de nombres en inglés para sus bebés. Bueno, como explicó Beau Jessup en una charla TED de 2017, la notoria censura online de China, y un conocimiento limitado del idioma inglés, han dificultado la investigación para los padres chinos, lo que a su vez ha llevado a algunas opciones de nombres bastante desafortunadas, como «Rolex Wang» o «Gandalf Wu».