Noticias Locas

Está a punto de ganar USD 100. 000 por no tocar un smartphone en ocho meses

¿Recuerdan el desafío de Vitaminwater que desafió a las personas a dejar de usar teléfonos inteligentes durante todo un año para ganar USD 100.000? Bueno, esta mujer de Nueva York lleva ocho meses en su año libre de smartphones, y está a solo cuatro meses de reclamar el gran premio.


Vitaminwater anunció en diciembre pasado su original desafío. Miles de personas solicitaron ser elegidas como el candidato perfecto para pasar un año sin tocar su teléfono inteligente, pero al final, la única persona que intentó sobrevivir durante todo un año sin una computadora de mano fue Elana Mugdan, de 29 años, escritora de ficción de Queens, Nueva York. Ocho meses después del desafío, afirma que ha sido una experiencia liberadora y reveladora que le mostró cuán dependiente se había vuelto de su teléfono. A pesar de que hay ocasiones en las que echa de menos su dispositivo portátil, planea seguir viviendo sin él incluso después de que termine el desafío.

«He decidido que nunca volveré a usar smartphones una vez que termine el concurso de un año», dijo Mugdan. “No creo que se pueda confiar en la tecnología; si tengo acceso a un teléfono inteligente, sospecho que volveré a abusar de él, perder el tiempo, permanecer despierta toda la noche, y volverme adicta a las redes sociales, y realmente no quiero volver a todo eso».

Cuando comenzó el desafío “Scroll Free For a Year” de Vitaminwater , Elana Mugdan tuvo que cambiar su iPhone 5s por un teléfono con tapa Kyocera que solo podía usar para llamar y enviar mensajes de texto. Todavía tiene acceso a su computadora portátil, PC de escritorio y dispositivos de alta tecnología como Amazon Echo, pero no tener acceso a su teléfono inteligente realmente hizo que ciertas situaciones fueran mucho más difíciles de lo que podría haberlas imaginado antes.

«Una vez, casi me quedé varada en el aeropuerto de SeaTac porque el número de teléfono que había escrito era incorrecto, y no tenía forma de buscar el correcto, no había manera de llamar a un taxi o Uber, y nadie en el estado que pudiera ayudarme «, dijo la joven escritora.

En otra ocasión, la luz de «revisar el motor» de su automóvil se encendió mientras conducía en un área desconocida, por la noche. No podía usar la función de ubicación GPS de su teléfono, ni siquiera verificar en Google qué significaba la luz, o encontrar un taller de reparación de automóviles cercano. Aun así, aprendió a superar estas situaciones y afirma que los últimos ocho meses libres de teléfonos inteligentes han sido una de las mejores aventuras de su vida.

Si logra pasar otros cuatro meses sin usar un smartphone, la neoyorquina de 29 años se embolsará USD 100.000, pero de acuerdo con las reglas, también tendrá que someterse varias pruebas demostrar que no hizo trampa durante el desafío de un año.