Noticias Locas

Restaurante utiliza el mismo caldo durante casi 65 años

Otafuku, uno de los restaurantes más antiguos de Oden en Japón, ha estado calentando el mismo lote de caldo todos los días desde 1945, simplemente agregando más agua a medida que se evapora. Puede sonar repugnante para la mayoría de los occidentales, pero al parecer hace que el estofado de oden tenga un sabor increíble.


El Oden es un guiso tradicional japonés que se cuece a fuego lento hasta que se sirve. Lo disfrutan los amantes de las verduras y la carne, ya que puede contener todo tipo de ingredientes, desde huevos, tofu y verduras, hasta carne de tiburón, carne de res, bolas de pescado y lengua de ballena, pero el secreto de su sabor es el caldo. Muchos restaurantes japoneses confían en el stock maestro (un caldo que se ha reutilizado repetidamente para escalfar o estofar carnes), para darle al oden un rico sabor, pero ninguno ha usado el mismo lote durante más tiempo que Otafuku, un restaurante con sede en Tokio que ha recalentado el mismo caldo oden desde que se perdió el lote anterior en 1945.

Con una historia de más de 100 años, Otafuku es el restaurante Oden más antiguo de Tokio, y su caldo de 65 años es legendario. Al igual que la sopa de fideos con carne en Wattana Panich, en Tailandia, que ha estado hirviendo durante 45 años, el caldo en Otafuku nunca se tira. En cambio, cada noche se cuela y se retira de la olla de cobre en la que generalmente hierve, para que pueda limpiarse la olla. Luego se vuelve a poner en la olla y se tapa durante la noche, pero no se refrigera. Al día siguiente, se calienta nuevamente, y se agregan ingredientes frescos y agua según sea necesario.

Muchos restaurantes antiguos en Japón hacen todo lo posible para preservar su caldo el mayor tiempo posible, y un caldo de 10 años no es tan inusual. Sin embargo, el caldo de 65 años en Otafuku, en el distrito Asakusa de Tokio, se considera actualmente la sopa oden más antigua existente.

Según Wikipedia, un stock maestro podría conservarse indefinidamente si se toma mucho cuidado para garantizar que no se estropee, y algunos restaurantes en China (donde se cree que se originó), afirman haber conservado sus caldos durante cientos de años, pasándolos de generación en generación. Sin embargo, estas afirmaciones nunca han sido validadas, por lo que se supone que es sólo un truco de marketing. En cambio la edad del caldo de Oden en Otafuku, está perfectamente documentada.