Medios

Una serie de TV entretiene y crea conciencia sobre el VIH en África

Una joven con un vestido de noche corto se mira en el espejo y se acerca a la cama, donde duerme su amante, un hombre que la supera en edad y en recursos (y que, sin saberlo ella, es portador del VIH). Mientras pone su teléfono en su cartera, ve que hay un preservativo sin usar en el velador, lo toma y lo bota al suelo. Se inclina sobre la cama y trata de quitarle al hombre su reloj de oro, pero este se despierta y le pregunta qué está haciendo. “Me lo debes, no usaste condón anoche… de nuevo”, dice ella, abrochándose el reloj en su muñeca. “¿Acaso comes una naranja con la cáscara?”, pregunta el hombre a modo de respuesta. “No es lo mismo, cariño”, contesta la joven.


Esta escena de la telenovela “Shuga” de MTV entrega pistas de los problemas que vendrán. Se trata de una pequeña muestra de la atrevida temática que se abordó en la tercera temporada de la serie de TV, filmada en Nigeria y transmitida en más de 70 países. Pero este programa no es una simple telenovela. Es una forma de entretenimiento educativo, en el que se usan los medios de comunicación para educar a las personas y promover un cambio de las conductas, a menudo con resultados asombrosos.

“Shuga”, producida por la Fundación Staying Alive de MTV, y apoyada entre otros por UNICEF, el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del Sida, y la Fundación Bill y Melinda Gates, tiene como objetivo sensibilizar a los jóvenes acerca de los peligros de los comportamientos sexuales riesgosos en la era del VIH/sida.

«Es una versión africana de Skins, pero con mensajes de salud sexual que la atraviesan», cuenta Georgia Arnold, directora ejecutiva del brazo filantrópico de MTV y creadora del show. “Su objetivo principal es educar, informar y alentar a las personas a hablar y obtener ayuda en países donde el VIH es una carga pesada y a veces secreta; donde las jóvenes a menudo están bajo presión emocional o financiera para tener sexo y no hay igualdad de género o edad”.

Aproximadamente 1,5 millones de personas en África al sur del Sahara se infectan con el VIH cada año. Nigeria (con 3,2 millones de infectados o el 9 % de la carga mundial de la enfermedad) ocupa el segundo lugar después de Sudáfrica en cuanto al número de personas que viven con el VIH/sida en todo el mundo. En África al sur del Sahara, cuatro de cada 10 nuevas infecciones afectan a personas menores de 25 años.

Pero la mejor experiencia proviene de llevar Shuga a la comunidad. La fundación capacitó a 140 jóvenes como educadores inter pares, que fueron más allá de Lagos, la capital, para proyectar Shuga en cinco estados de Nigeria a grandes audiencias de jóvenes, no todos los cuales tendrían acceso a un televisor, computadora o teléfono donde descargarlo.

«Es cuando tienes conversaciones alrededor de Shuga que ves ese momento de quiebre», dice Arnold. «Solo el 26% de los nigerianos se han hecho la prueba del VIH, pero después del examen, el público joven acordó con entusiasmo que deberían someterse a un test”.

Este año se cumple el décimo aniversario del show, y dos estudios realizados por el Banco Mundial muestran sus efectos. El primero, realizado entre 2014 y 2018, indicó que entre 5.000 jóvenes que vieron el programa en Nigeria, las pruebas de VIH se duplicaron. Además, los casos de clamidia en televidentes femeninas disminuyeron a la mitad, al igual que el número de encuestados que informaron tener múltiples parejas sexuales concurrentes. Esto se probó comparando el comportamiento de un grupo que vio el programa con un grupo que no lo hizo.

El segundo estudio midió el «análisis de costo-beneficio» del programa. El Banco Mundial determinó que en Sudáfrica, Nigeria, Kenia, Tanzania y Ghana, una temporada del programa ahorra más de USD 300 millones en 30 años. Esto representa aproximadamente el costo ahorrado en esos países por los televidentes con VIH positivo que buscan tratamiento.

Si bien el enfoque inicial del programa fue el VIH, desde entonces se ha expandido para abordar problemas como el acceso a la salud reproductiva, los derechos LGTBQ, el matrimonio infantil y más. Después de todo, cuando se estrenó la serie, incluso los proveedores y activistas de atención médica del VIH trataron la enfermedad «en forma compartimentada», dice Arnold. Hoy, el VIH se aborda de manera más integral, en un contexto de “salud y derechos sexuales y reproductivos”, reconociendo su conexión con la violencia de género e incluso otras enfermedades, como la tuberculosis.

Para mantener los puntos de la trama relevantes y oportunos, los creadores de MTV Shuga buscan a los jóvenes en los países donde debutarán las próximas temporadas para desarrollar nuevas tramas. Cuando Arnold comenzó a producir MTV Shuga Down South, la temporada sudafricana del programa, habló con un grupo de 60 escolares de entre 16 y 18 años en ese país. Una niña del grupo le dijo a Arnold que sabía «exactamente cuál era la historia que faltaba» en temporadas pasadas. «Alguien tiene que morir», le dijo a Arnold. «Sé que MTV Shuga se trata de nuestras vidas, pero en nuestras vidas, alguien siempre muere».