15.2 C
Buenos Aires
miércoles 28 de octubre de 2020
Periodismo . com

Postres que no son lo que parecen

La mayoría de los chefs hacen todo lo posible para que los postres se vean lo mejor posible, pero Ben Churchill (o el «ilusionista de alimentos», como le gusta que lo llamen) hace exactamente lo contrario. Él hace todo lo posible para que sus postres luzcan completamente incomestibles, disfrazándolos como ceniceros llenos de colillas de cigarrillos, esponjas para lavar platos con espuma detergente, e incluso frutas podridas con moho verde de aspecto repugnante. La mayoría de la gente no tocaría sus postres aunque les pagaran, pero la verdad es que se perderían una gran oportunidad, ya que en realidad son deliciosos.
El cocinero autodidacta es chef profesional desde hace más de diez años, pero hace unos cuatro se dio cuenta de que había un lado de la cocina que realmente no había explorado: los postres. Solo que en lugar de hacer las mismas exquisiteces atractivas que todos los demás hacían, decidió ir exactamente al revés, haciendo las cosas más desagradables imaginables.
Ben Churchill, que tiene más de 60.000 seguidores solo en Instagram, tiene un trabajo diario trabajando en la cocina de un restaurante, y solo ejerce sus habilidades como ilusionista de alimentos en la comodidad de su propia casa, compartiendo el resultado en las redes sociales.
Desde pasteles de queso Stilton mohosos, hasta su última creación, un pastel de chocolate diseñado para parecerse a un trozo de tierra con lombrices saliendo de él, parece que la imaginación y la habilidad de Ben Churchill no conocen límites:

Instagram
Parfait de naranja, glaseado espejo, polvo de merengue de chicle.

 

Instagram
Galleta rellena de ganache, fresas carbonizadas, gel de rosa sopleteado, coco

 

Instagram
Esponja de aceite de oliva, miga de lima, jarabe de manzana al horno y espuma de limón hecha con lecitina de soja.

 

Instagram
Bizcocho de limón, crema batida y yema de mango.

 

Instagram
Estos champiñones en realidad están hechos de merengue, rellenos con una crema de coco.

 

Instagram
Un clásico: lo que parecen frijoles en tostadas son en realidad frijoles de mazapán en bizcocho, en un jarabe de naranja.

 

Instagram
Pastel de chocolate húmedo, piedras de chocolate y gusanos de fresa.

 

Instagram
Lo que al principio parece un trozo de queso azul es en realidad un pastel de queso horneado con menta y vainilla.

 

Instagram
Pannacotta de vainilla, gel de lapsang ahumado, polvo de merengue, cigarrillos de chocolate.

 

Instagram
Tronco de chocolate relleno de bavarois naranjas, cubierto de ‘musgo’ de menta.

 

Instagram
Brownie de remolacha y chocolate, maceta de chocolate comestible.

 

Instagram
Chocolate y plátano.

Contenido Premium

Lo último