25.3 C
Buenos Aires
sábado 28 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Relaciones en la era digital: los teléfonos en la mira

En medio de los crecientes debates sobre el impacto de los teléfonos inteligentes y las redes sociales en las relaciones románticas, una encuesta del Centro de Investigación Pew realizada en octubre de 2019 revela que muchos estadounidenses enfrentan algunos desacuerdos relacionados con la tecnología con sus seres queridos.

La mayoría de los estadounidenses piensan que espiar en el teléfono de su pareja es algo malo, pero eso no ha impedido que más de un tercio de las personas en relaciones comprometidas lo hagan de todos modos, según una investigación de Pew publicada esta semana.

El estudio incluyó encuestas a cerca de 5.000 adultos estadounidenses a quienes se les hizo una gran variedad de preguntas sobre sus hábitos digitales y su estado civil, incluidas preguntas sobre si alguna vez habían buscado a un ex en las redes sociales, y con quién habían compartido sus contraseñas.

Algunas preguntas también giraban en torno a espiar los teléfonos. De los encuestados, el 34 por ciento de las personas en relaciones comprometidas admitió haber fisgoneado en el teléfono de su pareja sin su conocimiento. Curiosamente, la encuesta también encontró que el 42 por ciento de las mujeres (que están en relaciones) dicen haber espiado los teléfonos de sus parejas actuales sin que lo sepan, mientras que solo el 25 por ciento de los hombres dicen que sí. Alrededor del 70 por ciento de las personas dicen que esta actividad rara vez o nunca es aceptable.

«Como los teléfonos inteligentes tienen la capacidad de unir a las personas y la capacidad de conectarse, vemos que a menudo hay algunos efectos mixtos», dijo a Recode Monica Anderson, directora asociada de investigación en Pew que se enfoca en tecnología e Internet. «Estas tecnologías han ayudado en términos de comunicación y han dado a las personas un espacio para hablar sobre su relación, pero también hay algunos efectos secundarios negativos».

«Cuando la gente echa un vistazo al teléfono de su pareja, alimenta el secreto y la desconfianza en la relación, lo que probablemente sea la razón principal por la que la persona está revisando en primer lugar», dijo el terapeuta Kurt Smith.

Por otro lado, el comportamiento de las redes sociales tampoco es bueno para las relaciones. Alrededor de una cuarta parte de las personas en relaciones comprometidas están preocupadas por la cantidad de tiempo que su pareja pasa en estos sitios, lo que, según Pew, causa más frustración que los videojuegos. Lo que es más problemático es que más de la mitad de las personas asociadas utilizan las redes sociales para chequear a las personas con las que solían salir. En términos más generales, alrededor del 25 por ciento de aquellos cuyos socios usaron estos servicios dijeron que estaban ansiosos o inseguros sobre cómo sus parejas realmente usan estas plataformas.

Este nuevo estudio de Pew parece sugerir que los teléfonos en general pueden ser un factor de tensión en una relación. Más de la mitad de los estadounidenses se quejan de que sus parejas están preocupados por sus dispositivos mientras intentan mantener una conversación, según los datos de Pew. Un 40 por ciento de las personas en las relaciones informan que están molestas por la cantidad de tiempo que su pareja pasa en su teléfono.

Pero nuestra dependencia de los teléfonos inteligentes también ha creado una nueva forma en que podemos demostrar que confiamos en nuestros compañeros. Pew informa que el 75 por ciento de todos los adultos en relaciones comprometidas comparten sus contraseñas telefónicas, mientras que el 42 por ciento ha compartido una contraseña en una cuenta de redes sociales. Pero mientras que las personas más jóvenes tienen más probabilidades de compartir las contraseñas de los teléfonos celulares, los adultos mayores parecen más dispuestos a compartir contraseñas de correo electrónico.

Si bien es bastante común que los usuarios de las redes sociales se encuentren con otras personas que publican cosas sobre su vida amorosa, solo una minoría de estadounidenses que usan estas plataformas (28%) dicen que alguna vez han compartido o discutido cosas sobre su relación o vida amorosa. Aproximadamente cuatro de cada diez adultos que viven con su pareja (39%) y casi la mitad de aquellos en una relación comprometida (48%) pero que no viven juntos dicen que alguna vez han publicado sobre su relación en las redes sociales. Por el contrario, los adultos casados y solteros son los menos propensos a publicar sobre sus vidas amorosas (24% y 26%, respectivamente).

Contenido Premium

Lo último