18.2 C
Buenos Aires
jueves 26 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Tienen tan mala conexión a Internet, que conducen a otro pueblo para conectarse a las reuniones de Zoom

Trabajar desde casa durante la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve los problemas de Internet en el valle de Musquodoboit, en Canadá. Al parecer, ha sido casi imposible para los residentes trabajar desde casa, y que sus hijos estudien online desde que se inició la crisis del coronavirus.

«Es como tratar de succionar concreto a través de una pajita», dijo Rob Bowers, un padre de cuatro hijos que vive en la comunidad de Cooks Brook, y está harto del Internet dolorosamente lento en su área. «Haces todo lo posible para que funcione, y simplemente no anda».

Bowers no está solo con sus quejas sobre las pobres capacidades de internet. El hombre dijo que las descargas y cargas pueden durar una eternidad, si es que funcionan. Todos sus hijos tuvieron problemas para completar sus trabajos escolares a distancia esta primavera.

Los tres meses transcurridos desde que el COVID-19 llegó por primera vez a Nueva Escocia han hecho que la gente del valle de Musquodoboit se sienta extremadamente aislada.

«Tuve que hacer que mis hijos apaguen sus dispositivos para poder hacer una llamada de Zoom, y tuve que conducir a Elmsdale y sentarme en el estacionamiento de Tim Hortons donde el servicio es mejor, para poder participar en una llamada de Zoom de trabajo», dijo Karen Dean, que vive en Middle Musquodoboit, a unos 30 kilómetros al este de la comunidad de Elmsdale.

En febrero, el gobierno de Nueva Escocia anunció que varias comunidades obtendrían actualizaciones de Internet como parte de un fondo destinado a hacer accesible Internet de alta velocidad para el 95 por ciento de los habitantes de Nueva Escocia dentro de cinco años. El Musquodoboit Valley no estaba en esa lista, pero podría estar en la siguiente ronda. La corporación Crown Develop Nova Scotia, que gestiona la iniciativa, dijo que ha habido otra convocatoria de proyectos, y que podrían anunciarse nuevos este verano.

Los residentes dicen que lo que pagan por el servicio de internet es indignante, dado que funciona muy mal.

«Pagamos USD 150 al mes por nuestro internet, y sin embargo sigo maximizando y revisando el límite de datos de mi teléfono cada mes, porque tengo que usar mi teléfono para gestionar mis páginas de Facebook e Instagram para el negocio», dijo un vecino.

Contenido Premium

Lo último