Medios

El COVID-19 está perjudicando la salud mental de los periodistas

Un número significativo de periodistas que informan sobre COVID-19 muestran signos de ansiedad y depresión, según los primeros resultados de una encuesta realizada por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo y la Universidad de Toronto, sobre el estado actual del bienestar emocional de los reporteros.

Incluso los periodistas experimentados que trabajan para medios grandes y bien financiados, a menudo luchan para hacer frente a las demandas de informar sobre la pandemia.

Los investigadores les hicieron a los periodistas una serie de preguntas sobre su trabajo, salud mental y preocupaciones en junio de 2020, durante un período en el que COVID-19 de alguna manera afectó a todos los países.

El estudio está dirigido por el Dr. Anthony Feinstein, Profesor de Psiquiatría de la Universidad de Toronto y neuropsiquiatra, y Meera Selva, Directora del Programa de Becas para Periodistas del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, que trabajaron junto a un equipo de investigadores. Se basa en el trabajo que el Dr. Feinstein sobre cómo los periodistas se ven afectados cuando informan sobre eventos extremos, incluidos los ataques terroristas del 11 de septiembre, la guerra de Irak, el crimen organizado en México, el ataque de al-Shabaab en el Westgate Mall en Kenia, la crisis de refugiados en Europa.

En total, 73 periodistas de organizaciones internacionales de noticias respondieron en junio de 2020 una serie de preguntas sobre sus condiciones de trabajo y estado emocional. Todos han trabajado en historias directamente relacionadas con la pandemia. La encuesta tuvo una tasa de respuesta del 63 por ciento.

La mayoría de los encuestados (alrededor del 70 por ciento), padece algún nivel de angustia psicológica, y las respuestas sugieren que el 26 por ciento tiene ansiedad clínicamente significativa, compatible con el diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizado que incluye síntomas de preocupación, sensación de abismo, insomnio, falta de concentración y fatiga.

Alrededor del 11 por ciento de los encuestados informaron síntomas prominentes de trastorno de estrés postraumático, que incluyen pensamientos y recuerdos intrusivos recurrentes de un evento traumático relacionado con COVID-19, un deseo de evitar recuerdos del evento, y sentimientos de culpa, miedo, ira, horror y vergüenza

Estos son los resultados preliminares de un trabajo en progreso, y las razones de esta angustia, y las posibles soluciones, se discutirán en un análisis posterior y publicaciones posteriores. Pero los hallazgos de primera línea son tan sorprendentes, que es importante transmitir la necesidad de disminuir la presión bajo la que están trabajando muchos periodistas, para que los medios de comunicación puedan considerar cómo responder a los problemas identificados.

En una respuesta, un periodista habló de lo difícil que era «navegar el desafío de cubrir una historia global que es tanto personal como profesional, liderando un equipo para hacerlo, teniendo que explicar un tema nuevo de manera precisa, responsable y rápida». Otro habló sobre el estrés de «cubrir a los colegas que no pudieron llegar a la oficina por temor a los coronavirus».

Otros hablaron de la dificultad de informar sobre una historia en un momento en que la confianza en los medios está disminuyendo: “Encontrar cosas para documentar que informen al público es extremadamente difícil con la desconfianza hacia los medios en su punto más alto. Las reuniones pueden volverse hostiles contra nosotros en un instante, y la idea de que los medios de comunicación tienen otra agenda que no sea simplemente documentar este momento en nuestra historia colectiva es generalizada”.

Los patrones de trabajo también han cambiado. El sesenta por ciento informa haber trabajado más horas desde la pandemia, y el 60 por ciento notó una mayor demanda de historias debido a la pandemia. Esta tensión combinada de cubrir un ritmo nuevo y complejo con apuestas altas, y a menudo personales, combinadas con un cambio dramático en los patrones de trabajo puede haber contribuido directamente a los altos niveles de angustia mental y ansiedad.

Por supuesto, las primeras investigaciones sobre el impacto del COVID-19 en la salud pública general indican que la población en general también sufre tasas más altas de angustia mental de lo normal. Las comparaciones directas pueden ser complicadas dado el desajuste demográfico, pero los periodistas todavía parecen estar bajo una tensión superior a la media. De acuerdo con estudios previos, hay más ansiedad, síntomas de TEPT y depresión en las mujeres periodistas, en comparación con los hombres periodistas.

El Instituto Reuters dio a conocer estos hallazgos tempranos para llamar la atención sobre el tema, ilustrar las presiones que muchos periodistas sienten claramente que están experimentando (pero pueden no tener ganas de discutir si no están seguros de cuán generalizados son estos problemas en la profesión), y con la esperanza de que los periodistas y los medios de comunicación se tomen en serio estos problemas.

A medida que los reporteros continúan informando sobre una historia en rápido movimiento a un público desconcertado y desconfiado, este apoyo es vital. Los reporteros solo pueden continuar brindando información precisa sobre la crisis si pueden y reciben apoyo para hacer frente a las demandas que la pandemia les impone.

Vía