14.8 C
Buenos Aires
domingo 27 de septiembre de 2020
Periodismo . com

COVID-19: lanzan una chaqueta con capucha y máscara incorporada

Hazel y Carlton Solle fundaron la marca de ropa G95 hace tres años para hacer bufandas con filtros de aire incorporados, para personas que querían evitar la contaminación del aire, pero no querían usar máscaras. Hoy, mientras la pandemia de coronavirus asola el mundo, la idea de la compañía parece muy profética.

Los Solle lanzaron G95 luego de que Carlton se enfermara en un viaje de negocios a China, y le informaran que los altos niveles de contaminación del aire podrían haber sido la causa de la enfermedad. Solle era reacio a usar máscaras, por lo que la pareja comenzó a diseñar y fabricar bufandas con filtración incorporada.

Pronto descubrieron que había un mercado listo para las bufandas de personas con afecciones de salud como trastornos autoinmunes, cáncer y alergias, así como para aquellos que querían evitar el smog y el humo de los incendios forestales.

En la actualidad, la empresa fabrica máscaras para FEMA y algunos hospitales, pero también desarrolla más productos para los consumidores. Uno de ellos es una sudadera con capucha con un filtro de aire incorporado, que utiliza dos tipos de tecnología de nanofiltración, que bloquea hasta el 99,75 por ciento de las partículas de más de 0,1 micrones, lo que la hace más eficaz que algunas máscaras N95 (el coronavirus tiene un tamaño de aproximadamente 0,125 micrones).

La máscara incorporada se puede ajustar con un cordón en la parte posterior de la capucha, y la sudadera puede lavarse unas 50 veces antes de que la eficiencia de filtración comience a disminuir.

La compañía también vende gafas protectoras que pueden combinarse con la sudadera con capucha, para una protección aún mayor.

Contenido Premium

Lo último