26.3 C
Buenos Aires
viernes 27 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Restaurante japonés triunfa con un original servicio de delivery

Masanori Sugiura, propietario del tradicional restaurante de sushi Imazushi en la ciudad de Anjo, comenzó a ejercitarse en el gimnasio cuando tenía 20 años, pero nunca imaginó que su pasatiempo algún día lo ayudaría a mantener su negocio familiar a flote.

El chef había visto caer sus ganancias debido al coronavirus, y en un momento había reducido su personal de 50 a solo cuatro. Pero luego tuvo la loca idea de poner a trabajar sus músculos como una forma de atraer nuevos negocios, y así nació el servicio “Delivery Macho”.

Sugiura y algunos de sus compañeros del gimnasio comenzaron a entregar pedidos de comida ellos mismos, y a sorprender a los clientes al descubrir su torso y revelar sus físicos cincelados. También comenzaron a posar para fotos con sus clientes, y algunas de esas fotos terminaron en las redes sociales, lo que ayudó a que el servicio «Delivery Macho» se volviera viral poco después de su lanzamiento. La gente no podía dejar de hablar de los musculosos repartidores, e Imazushi vio un fuerte aumento en los pedidos diarios.

«Comencé esto por diversión junto con un grupo especialmente seleccionado de cinco culturistas», dijo Sugiura. «En el futuro, me gustaría presentar espectáculos de corte de atún macho en el extranjero».

Como muchos de sus amigos culturistas se quedaron sin trabajo durante la pandemia, debido a que los gimnasios estaban cerrados, a Masanori Sugiura le resultó fácil encontrar repartidores confiables con el físico adecuado. Necesitaban una forma rápida de ganar algo de dinero, y él quería mantener su negocio a flote.

Hoy en día, Imazushi recibe entre 8 y 10 pedidos de Delivery Macho en días ocupados, y los ingresos mensuales del servicio superan los 1,5 millones de yenes (USD 14.000).

Contenido Premium

Lo último