15.9 C
Buenos Aires
martes 27 de octubre de 2020
Periodismo . com

¿Te gustaría tener un gato de la suerte vivo?

Una mujer de Novosibirsk publicó recientemente un extraño anuncio en la plataforma rusa de clasificados Avito, ofreciendo su gato mascota (un Scottish Fold llamado Vincent I, o Vinsik, para abreviar), por una pequeña fortuna.

La mujer, conocida solo como Elena, dijo a los periodistas rusos que descubrió los poderes mágicos de conceder deseos de su gato por accidente, pero que desde entonces ha probado su efectividad tres veces, con resultados impresionantes. Ahora quiere compartir su magia con los demás, pero pide una tarifa considerable como recompensa por su amabilidad.

“Funciona solo con los propietarios”, dijo Elena. “Descubrí su habilidad completamente por accidente. “Necesitaba un apartamento, y de alguna manera le dije a Vincent para divertirme: ‘¡Cumple mi deseo!’, y literalmente, al día siguiente me di cuenta de que todo se haría realidad. Inmediatamente sentí que los eventos comenzaban a tomar forma, y un mes después ya tenía apartamento”.

La mujer no mencionó exactamente cómo llegó a tener el apartamento (si simplemente se lo regalaron o tuvo que comprarlo), pero afirma que desde entonces el gato también ayudó a su familia a comprar otro apartamento, así como un auto nuevo.

“Su madre, Octaviante Lolita, era como una auténtica bruja, negra como el carbón y también de orejas caídas. Su padre, Rochester, un gato azul saludable, pero con orejas rectas”, dijo Elena. “Vinsik nació en la perrera y lo adptamos en 2011, cuando tenía dos meses. Hace nueve años que vive con nosotros”.

Cuando se le preguntó por qué su familia decidió regalar a Vinsik después de todos estos años, especialmente después de descubrir sus poderes para conceder deseos, Elena dijo que solo querían compartir su magia con otra persona. Además, parece que el gato solo concede a sus dueños tres deseos, y ellos ya han agotado los suyos. Intentaron que se les concediera un cuarto deseo, pero no pasó nada, así que decidieron dejar que alguien más lo intentara.

El detalle llamativo es que en lugar de ofrecer a Vincent I en forma gratuita, Elena y su familia piden 10 millones de rublos (USD 127.000 dólares). Pero ¡afirman que el precio vale la pena!

Contenido Premium

Lo último