domingo 5 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Vive casi exclusivamente de cupones desde hace 36 años

Hiroto Kiritani, de 71 años, es una celebridad en su país de origen, Japón. Su capacidad para vivir cómodamente con cupones sin gastar dinero (a menos que realmente tenga que hacerlo) es legendaria, y ha sido invitado a numerosos programas de TV y eventos a lo largo de los años.

Kiritani asegura que vive sin gastar dinero real excepto en servicios públicos y alquiler. Pero el hombre no es tan frugal como podría pensarse, se las arregla para vivir cómodamente con los cupones que recibe de las empresas en las que invirtió a lo largo de los años.

El “hombre de los cupones” (que solía ser un jugador de shogi (ajedrez japonés) profesional) se dedicó a la inversión en acciones cuando tenía 35 años. Fue invitado a enseñar shogi al personal de una empresa de inversión llamada Tokyo Securities Kyowakai, y se entusiasmó con la idea de poseer acciones de varias empresas. Compró sus primeras acciones en 1984 y rápidamente desarrolló un gusto por ellas, alentado por la burbuja bursátil de la década de 1980.

Desafortunadamente, en diciembre de 1989, el Nikkei Stock Average se desplomó y perdió 100 millones de yenes. Fue un golpe terrible, pero también lo ayudó a descubrir el valor de los beneficios para los inversores, una alternativa a los dividendos. Básicamente, siempre que la rentabilidad de una empresa se mantenga por encima de un cierto umbral, los accionistas califican para ciertos beneficios que se ofrecen en forma de cupones y vales.

Durante la época convulsa de la caída de la bolsa de valores japonesa de 1989, estos beneficios para los inversores ayudaron a Kiritani a salir adelante, permitiéndole comprar comida y ropa sin gastar dinero real. Lo mismo sucedió en 2011, después del Gran Terremoto del Este de Japón, cuando el mercado de valores volvió a colapsar. Los cupones que ganó fueron más que suficientes para que se las arreglara y, a medida que se corrió la voz sobre su capacidad para vivir casi exclusivamente de ellos, se hizo famoso en Japón.

Kiritani afirma que tiene acceso a todo lo que necesita solo con cupones. Un cupón le permite ir al cine gratis 300 veces al año, otro ofrece membresía gratuita al gimnasio. Incluso puede comprar verduras con cupones. Por ejemplo, un cupón que obtiene de ORIX Corporation le permite elegir una variedad de productos alimenticios de un catálogo muy generoso, de forma gratuita.

Aunque puede conseguir todo tipo de víveres con sus cupones, Kiritani dice que prefiere comer fuera, lo que, por supuesto, puede hacer con cupones. Posee acciones en más de 1.000 empresas y corporaciones japonesas (de las cuales alrededor de 900 son acciones preferenciales), por lo que básicamente tiene todo tipo de cupones para usar en todo lo que necesita. De hecho se ha vuelto tan bueno viviendo con estos trozos de papel, que ha sido invitado a varios programas de televisión y ha concedido entrevistas para revistas especializadas.

“Solo uso efectivo para pagar el alquiler o cubrir costos que no están cubiertos al 100% por mis cupones. No gasto mucho dinero en efectivo y vivo con un trato especial, así que al final, estoy ahorrando más y más dinero”, dijo Kiritani.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último