24.6 C
Buenos Aires
lunes 1 de marzo de 2021
Cursos de periodismo

Un terrorífico libro que literalmente puede matarte

Cuando se habla de libros potencialmente mortales, generalmente se refiere a las ideas radicales o controvertidas que contienen, pero en el caso de este libro en particular, el potencial de letalidad es bastante literal.

“Shadows from the Walls of Death: Facts and Inferences Prefacing a Book of Specimens of Arsenical Wall Papers” es un libro publicado en 1874 por el Dr. Robert M. Kedzie, un cirujano de la Unión durante la Guerra Civil estadounidense que más tarde se convirtió en profesor de química. De sus aproximadamente 100 páginas, 86 son solo muestras de papel tapiz pigmentado con arsénico que la gente usaba para decorar sus hogares durante esa época. A pesar de que el arsénico era una toxina conocida capaz de matar a una persona al ingerirla, nadie imaginó que podría matar incluso cuando se usa como ingrediente activo para hacer que los colores del papel pintado sean más vibrantes. Sin embargo, Kedzie lo hizo, así que imprimió este libro como advertencia.

A fines del siglo XIX, alrededor del 65 por ciento de todo el papel tapiz en los Estados Unidos contenía arsénico, y el Dr. Kedzie ya sabía algo que luego se convertiría en un hecho científico: que, con el tiempo, las paredes decoradas con papel tapiz liberaban este veneno que lentamente mataba a sus habitantes. El arsénico terminaba en el aire, en la comida, en las manos de las personas, las enfermaba y, a veces, las mataba.

Como parte de un esfuerzo por crear conciencia sobre el peligro mortal del papel pintado cargado de arsénico, Robert M. Kedzie produjo 100 copias de Shadows from the Walls of Death, y las envió a bibliotecas públicas de Michigan, junto con una nota que explicaba el propósito del libro, y una advertencia a los bibliotecarios para que no permitan que los niños toquen sus páginas.

El libro contaba con docenas de muestras de papel tapiz con arsénico que Kedzie había obtenido de los comerciantes, y servía de advertencia para cualquiera que lo viera. Pero hacer eso era en sí mismo un asunto potencialmente mortal, ya que las páginas estaban contaminadas con el veneno. De hecho, cuando se demostró que las teorías de Kedize eran correctas, la mayoría de las bibliotecas que habían recibido copias las destruyeron, considerándolas demasiado peligrosas para el público.

De las 100 copias originales de este asombroso libro, solo cuatro se conservan en la actualidad. Dos permanecieron en Michigan, el estado natal del Dr. Kedzie (uno en la Universidad Estatal de Michigan, y el otro en la Universidad de Michigan), una terminó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, y la cuarta está en la Biblioteca Nacional de Medicina, que también lo escaneó y lo puso a disposición online.

Manejar e incluso almacenar copias de Shadows from the Walls of Death es un asunto desafiante. Antes de tener cada página encapsulada en una película plástica, en 1998, la copia en MSU solo podía ser tocada por personas con guantes especiales. Había todo tipo de restricciones con respecto al período de tiempo que podía dejarse fuera, y las personas tenían que tener cuidado de no tocar nada más mientras usaban los guantes, y mucho menos lamerse los dedos para pasar de página…

Aunque se informó que la campaña del Dr. Kedzie para crear conciencia sobre el papel pintado con arsénico envenenó a una mujer que examinó el libro, se consideró ampliamente como una forma eficaz de dar a conocer los peligros de vivir en una casa empapelada con las mortales decoraciones.

Contenido Premium

Lo último