12.6 C
Buenos Aires
miércoles 23 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Va a la cárcel por ponerse demasiado romántico con su novia alquilada

Tocar a tu novia generalmente no se considera un delito punible, pero las cosas cambian considerablemente cuando tu cita del día es alquilada. Un estudiante universitario taiwanés lo aprendió de la peor manera, después de acercarse demasiado a una de las novias que había alquilado por horas, y ser condenado a prisión por ello.

En julio de 2019, el joven, identificado solo como ‘Chen’, pagó 7.200 dólares taiwaneses (USD 260) para alquilar una novia por tres horas, en una empresa llamada “Love Acting-Extra”. El servicio tenía reglas muy específicas que detallaban lo que el cliente podía hacer con su novia alquilada, pero también lo que estaba prohibido. Desafortunadamente para Chen, se dejó llevar y pagó un alto precio por ello…

Love Acting Extra permite a las personas alquilar actores pagos para interpretar todo tipo de roles, desde amantes hasta padres, e incluso simples amigos con quien hablar. Pero al final del día, es solo un servicio que establece límites importantes.

En el caso de Chen, existía un contrato que acordó firmar antes de realizar su pedido con Love Acting-Extra, mencionando que al cliente se le permitía tomar la mano de la novia alquilada, acariciar su cabello, e incluso abrazarla, pero también detallaba límites específicos. No se le permitía intentar besar a su novia o tocarla de ninguna manera que pudiera considerarse inapropiada.

El 2 de agosto de 2019, Chen y su novia alquilada se reunieron en la estación principal de Taipei para su cita programada de 3 horas. Todo comenzó sin problemas, cenaron en un restaurante de comida rápida, y luego fueron a dar un paseo por el Parque Forestal Da’an. Fue aquí donde las cosas empezaron a ir mal. Chen comenzó a hablar de forma extraña, en un momento le dijo a la chica «Te secuestraré» y le hizo comentarios inapropiados. Luego empezó a tocarla…

Según el testimonio de la joven, su cliente le tocó la parte interna de los muslos, le desabotonó la camisa para mirarle el pecho y le tocó el trasero, sabiendo muy bien que todo eso estaba prohibido, según el contrato que había firmado. Tenía miedo de que él le hiciera daño, pero no había nadie alrededor para pedir ayuda, así que no tuvo más remedio que aguantar.

Por suerte, cuando se cumplieron las tres horas, Chen respetó el contrato y la dejó ir. Solo que la joven fue directamente a la comisaría más cercana y lo denunció. Inmediatamente fue arrestado y confesó su culpabilidad, incluso escribiendo una carta de disculpa a la novia alquilada. Desafortunadamente, no fue suficiente para salvarlo de la cárcel.

El juez que falló en este caso considerando reprobable el comportamiento de Chen, pero también tomó en consideración su actitud de arrepentimiento y el hecho de que no tenía condenas previas. Encontró al estudiante universitario culpable de indecencia forzosa, lo sentenció a seis meses de cárcel, y le ordenó pagar una multa de 180.000 dólares taiwaneses (USD 6.420).

Aunque esta historia se remonta a 2019, apareció en los titulares de las noticias en Taiwán, después de que el Tribunal Superior de Taiwán desestimara la apelación de Chen de esta semana, lo que implica que tendrá que cumplir su sentencia de cárcel.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último