5.4 C
Buenos Aires
martes 15 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Caca de pájaro, la nueva delicia gourmet brasilera

El Jacu Bird Coffee es una de las variedades de café más raras y caras del mundo. Se elabora a partir de las bayas de café ingeridas, digeridas y excretadas por los pájaros Jacu.

Con alrededor de 50 hectáreas, la finca Camocim es una de las plantaciones de café más pequeñas de Brasil, pero aún así logra obtener una ganancia bastante buena gracias a un tipo de café muy exclusivo y codiciado.

Todo comenzó a principios de la década de 2000, cuando Henrique Sloper de Araújo se despertó y descubrió que sus preciosas plantaciones habían sido invadidas por pájaros Jacu, una especie de ave parecida al faisán en peligro de extinción, protegida en Brasil. No se sabía que las aves fueran fanáticas de las bayas del café, pero parecían amar el café orgánico de Araújo, aunque sin saberlo, iban a pagarle la comida de la manera más inusual…

Al principio, Henrique Sloper de Araújo estaba desesperado por ahuyentar a las aves de su plantación, e incluso llamó a la policía ambiental al respecto, pero nadie podía hacer nada para ayudar. Los pájaros estaban protegidos por la ley, por lo que realmente no podían lastimarlos de ninguna manera. Pero entonces se encendió una bombilla en su cabeza, y la desesperación se convirtió en emoción.

En su juventud, Sloper había sido un ávido surfista, y su búsqueda de olas lo llevó una vez a Indonesia, donde conoció el kopi luwak, uno de los cafés más caros del mundo, elaborado con granos de café recolectados de la caca de Civetas de Indonesia. Esto le dio una idea al propietario. Si los indonesios pudieran cosechar las bayas de café de la caca de las civetas, él podría hacer lo mismo con el excremento de los pájaros Jacu.

“Me di cuenta de que podía intentar algo similar con Camocim y el pájaro Jacu, pero tener la idea fue solo la mitad de la batalla”, dijo de Araújo. «El verdadero desafío consistía en convencer a mis recolectores de café de que, en lugar de bayas, debían estar juntando mierda de pájaro».

Aparentemente, Sloper tuvo que convertir la búsqueda de caca de pájaro Jacu en una búsqueda del tesoro para los trabajadores, proporcionándoles incentivos económicos para encontrar una cierta cantidad de granos de café excretados. No había otra forma de cambiar su forma de pensar.

Recolectar la caca del pájaro Jacu fue solo el comienzo de un proceso muy laborioso. Las cerezas de café tuvieron que ser extraídas de la caca a mano, lavadas y descascaradas de sus membranas protectoras. Es este trabajo minucioso lo que hace que el café Jacu Bird sea considerablemente más caro que otras variedades de café, pero no es lo único.

Henrique Sloper de Araújo les da crédito a los pájaros de Jacu por el excelente sabor de su café gourmet, ya que solo comen las mejores y más maduras cerezas de café que encuentran, algo que él observó de primera mano.

“Observé con la boca abierta desde mi sala de estar mientras el pájaro Jacu seleccionaba solo las bayas más maduras, dejando más de la mitad del racimo, incluso aquellas que parecían perfectas para el ojo humano”, dijo el propietario de Camocim Estate.

A diferencia del café kopi luwak digerido por las civetas indonesias, los granos se mueven más rápidamente a través del sistema digestivo de las aves Jacu, y no son degradados por las proteínas animales o los ácidos del estómago. Las bayas resultantes se tuestan y, según los informes, su infusión tiene un sabor único a nuez con matices de anís dulce.

Tanto por su calidad como por su escasez, el café pájaro Jacu es una de las variedades de café más caras del mundo, y se vende por alrededor de USD 1.000 el kilogramo.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último