22.5 C
Buenos Aires
martes 13 de abril de 2021
Cursos de periodismo
InicioPeriodismo JustoUn Alberto más Fernández (de Kirchner)

Un Alberto más Fernández (de Kirchner)

El Presidente de la Nación abrió las sesiones legislativas 2021 con un discurso de confrontación explícita con la oposición, el Poder Judicial y los grandes medios de comunicación. Atrás quedó el dirigente que inauguró su gestión con la intención de tejer acuerdos con la oposición para superar la grieta política. Su primer año de gestión, atravesado por la pandemia, con su saldo tremendo de muertes y la debacle económica potenciada por el virus, sólo le permitió unos meses de tregua con sus adversarios. En palabras de uno de los funcionarios que participó en el armado del discurso: “el Presidente se convenció de que no es posible negociar con quienes sólo lo insultan y ponen palos en la rueda”. El año electoral hizo el resto. La grieta vuelve a ser la amalgama elegida por el oficialimo a riesgo de perder votantes moderados en ese recorrido.

El discurso de Alberto Fernández estuvo en un todo en línea con los planteos que viene haciendo su vice, Cristina Fernández de Kirchner. Apuntó a la gestión de Mauricio Macri en cada capítulo de su texto. Incluso anunció una querella criminal por la monumental deuda que dejó el ex presidente con el Fondo Monetario Internacional.

Vacunas para los amigos

Hizo una breve y leve autocrítica por el escándalo de las vacunas a políticos, empresarios y otros amigos, que le costaron el cargo en el Ministerio de Salud a Ginés González García. Antes recordó las campañas opositoras desde la “infectadura” hasta la denuncia penal, ya desestimada, de Elisa Carrió por supuesto envenenamiento con la vacuna Sputnik V. “Las reglas se deben cumplir. Si se cometen errores, la voluntad de este Presidente es reconocerlos y corregirlos de inmediato. Cuando se dijo que aquellas reglas habían sido transgredidas, me he encargado de recabar la información pertinente. Aun cuando en lo personal me causaran mucho dolor, tomé las decisiones que correspondían”. Y lo cerró allí. Ya había calificado de “payasadas”, las denuncias judiciales planteadas contra los responsables de las vacunas vip. El sábado este escándalo abonó la movilización opositora a Plaza de Mayo. Nada dijo sobre cómo seguirá este año la batalla contra la pandemia ni se explayó sobre el plan de vacunación. 

Un detalle tan insólito como reprochable: la vice presidenta Cristina Kirchner no utilizó el barbijo en la Asamblea Legislativa. Está vacunada pero nada justifica la ausencia de un elemento que se considera esencial para evitar contagios.

Querella criminal por la deuda con el FMI

Fernández anunció que se abriría una querella criminal contra los responsables políticos del préstamo por 57 mil millones de dólares que recibió el gobierno de Macri del Fondo Monetario Internacional. De ese monto casi 45 mil fueron desembolsados y se fugaron en pocos meses. “He instruido a las autoridades pertinentes para que formalmente inicien querella criminal tendiente a determinar quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra”, señaló. El Presidente recordó que un director del FMI (Claver Carone) reconoció que el préstamo se hizo fuera de los propios reglamentos de la entidad y que tenía como objetivo la reelección de Macri, auspiciada por Donald Trump.

El Banco Central ya solicitó una auditoría para determinar si hubo perjuicio patrimonial contra el Estado y, en las próximas horas, se presentará una denuncia penal contra el ex presidente y varios de sus ministros. Según fuentes del gobierno, ya están trabajando en la presentación la Oficina Anticorrupción y la Procuración del Tesoro.

“No hay que judicializar las decisiones políticas”, cuestionaron algunos de los mismos dirigentes que auspiciaron causas como Dólar futuro, un juicio que está por iniciarse y tiene en el banquillo a la vicepresidenta, al titular del banco central y al gobernador de Buenos Aires. 

El planteo del Presidente sobre el crédito con el FMI se coloca en la misma línea de las posturas de CFK y los senadores oficialistas quienes en, un escrito dirigido a la entidad internacional, cuestionaron la operación. La denuncia penal hace prever que el acuerdo con el organismo pueda dilatarse en el tiempo. El Ministro de Economía, Martín Guzmán parecía embarcado en cerrar la negociación en Mayo. Lo dicho por el Presidente lo ayuda a negociar o lo complica.

Lo mismo vale preguntarse sobre los anuncios de manejo político del esquema tarifario. Guzmán se cansó de anunciar que las decisiones sobre los servicios serían técnicas y evitando aumentar el déficit fiscal. “Es un año electoral, el ministro lo entiende perfectamente”, aseguran cerca de Fernández.

Críticas a la Justicia

Si bien el Presidente venía expresando críticas a decisiones del Poder Judicial desde la campaña electoral, nunca antes fue tan duro ni tan explícito. “El Poder Judicial de la Nación está en crisis. Es el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano. Sus miembros (jueces, fiscales, defensores y demás funcionarios) disfrutan de privilegios de los que no goza ningún miembro de la sociedad”, dijo y recordó que no sólo no pagan Impuesto a las Ganancias sino que es casi imposible acceder a las Declaraciones Juradas de los miembros de la Corte Suprema. Fue imposible distinguir por los barbijos, si alguno de los cinco cortesanos que seguían el discurso desde el Palacio de Tribunales, hicieron algún gesto de disgusto.

Puso ejemplos concretos. Sin mencionarlo aludió al fiscal federal Carlos Stornelli procesado por la causa de espionaje ilegal (fue el escudero de Claudio Bonadío en la causa de los Cuadernos); al juez de Casación Federal Gustavo Hornos por sus reuniones con Macri antes de dictar procesamientos para Cristina Kirchner y la aceptación de la Corte Suprema del per saltum de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi por sus traslados.

También le exigió a la Cámara de Diputados que apruebe las iniciativas que mandó y tiene media sanción del Senado: la reforma del Fuero Federal y las mayorías para designar al Procurador aunque nada dijo de su candidato Daniel Rafecas quien ya contaría con los votos para ser designado. También planteó la creación de un Tribunal Federal de Garantías (acotaría a la CS a cuestiones constitucionales), una nueva reforma en el Consejo de la Magistratura de la Nación y la aplicación del juicio por jurados para delitos federales. Una inmensa tarea para Sergio Massa si es que está convencido de que hay que llevarla a cabo. Está claro que, hasta ahora, no tuvo el entusiasmo de su par en el Senado para impulsar esos retoques.

Queda claro que la polarización marcará el camino hacia las urnas. Alberto Fernández le habló a los propios y a los damnificados por la gestión que lo precedió en la Casa Rosada. Es lo que el kirchnerismo reclamaba. Asegurar lo votos propios y generar cohesión interna a pesar de las diferencias, ahora que casi todo el peronismo se mueve, con mayor o menor pasión, a ese ritmo. Las vacunas y la mejoría de la economía prevista para los próximos meses deberían completar el escenario ideal para la batalla electoral. Patricia Bulrich, Alfredo Cornejo y los otros halcones anticiparon que el tono de los planteos de la oposición serán los de la marcha del sábado pasado. Harán más movilizaciones y cacerolazos. En este esquema previsible, Horacio Rodríguez Larreta aparece en solitario tratando de extender las fronteras de su propuesta política hacia el centro. Un discurso que le regaló Fernández. En los próximos meses se sabrá quien hizo mejor negocio.