11.7 C
Buenos Aires
viernes 30 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Combatir las noticias falsas puede ser más complicado de lo previsto

Al parecer, la eficacia de los titulares clickbait ha disminuido con el tiempo. Lo afirma un nuevo estudio de la Universidad de Penn State y el Instituto de Ciencias Computacionales y de Datos, e indica que la presunción de que los titulares de clickbait funcionan mejor que los titulares normales, podría no ser completamente cierta. El estudio también afirma que la inteligencia artificial (IA) puede quedarse corta cuando se trata de determinar correctamente si un titular es un cebo de clics.

Los investigadores descubrieron que los titulares de clickbait, títulos que se basan en «trucos lingüísticos» como preguntas, superlativos, y objetos de curiosidad para alentar a los lectores a hacer clic; no son más efectivos que los titulares normales y, en algunos casos, funcionan incluso peor.

En dos experimentos consecutivos, los autores del estudio pidieron a grupos de 150 a 250 encuestados que leyeran uno de los ocho titulares, que presentaban estilos tradicionales y clickbait, y luego observaron si seguían leyendo el artículo, o compartían la historia después.

La primera prueba usó inteligencia artificial para obtener una variedad de titulares clasificados como clickbait de sitios web de noticias confiables y no confiables, y la segunda prueba usó titulares centrados en un solo tema político y escritos por un ex periodista.

Según el equipo, sus títulos de clickbait se caracterizaban por siete características principales, que incluían preguntas, listas, palabras con «Wh» (es decir palabras en inglés cómo qué, cuándo, etc), adjetivos demostrativos (esto, aquello), superlativos positivos (mejor, más grande), superlativos negativos (peor, menos) o modales (podría, debería).

En ambos casos, los titulares clickbait sorprendentemente «no superaron drásticamente» a los titulares tradicionales. Los autores del estudio sugieren que esto podría deberse a la popularidad del clickbait en los últimos años, que ya se ha vuelto tan omnipresente que no se destacan.

Pero más allá del motivo, es un hallazgo trascendente en la era de las noticias falsas. El clickbait, que puede facilitar la rápida propagación de artículos con carga política y social en plataformas como Facebook y Twitter, puede influir en millones de mentes en cuestión de horas, a medida que las historias virales cobran vida propia, ya sea con o sin verificación de hechos.

“Una de las ideas en la investigación de las noticias falsas es que, si podemos resolver el problema de los clickbait, podemos acercarnos más a la solución del problema de las noticias falsas”, dijo S. Shyam Sundar, profesor de Penn State. “Nuestros estudios indagan un poco en eso. Sugieren que las noticias falsas podrían ser un tema completamente diferente, y que el clickbait es en sí mismo más complicado de lo que pensamos».

Con ese fin, los investigadores dieron un paso más allá, probando qué tan bien los sistemas de inteligencia artificial son capaces de identificar el clickbait. Los resultados mostraron que las IA con frecuencia divergían en cuanto a si un título era o no clickbait, llegando a la misma conclusión solo el 47% de las veces.

Eso podría significar que tales IA, que se han perfeccionado durante varias décadas de comportamiento humano cambiante, necesitarán adaptarse continuamente. “Las personas que escriben noticias falsas pueden darse cuenta de las características que los detectores identifican como noticias falsas… Pero los consumidores de noticias también pueden volverse insensibles a ciertas características si ven esos titulares todo el tiempo. Por lo tanto, la detección de noticias falsas debe evolucionar constantemente”, dijo Sundar. «Se convierte en un juego del gato y el ratón».

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último