25.9 C
Buenos Aires
jueves 21 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Lucha en la oscuridad contra un agresor sin notar que era un oso

La entrega de periódicos debería ser un trabajo bastante tranquilo y relajado, especialmente si estás entregando la edición matutina en una pequeña ciudad rural. Y la mayoría de los días, probablemente lo sea para un repartidor de 75 años que trabaja en Katagami, una ciudad en la prefectura de Akita del norte de Japón.

Sin embargo, el hombre recibió una dosis extra de emoción en el trabajo la semana pasada, mientras hacía sus entregas diarias. Poco después de las tres de la madrugada, el hombre estacionó su vehículo para salir y depositar los periódicos en los buzones de los suscriptores, pero mientras estaba parado frente a la casa de un suscriptor, fue repentinamente atacado por una figura que se le había acercado silenciosamente en la oscuridad.

«Por lo general, camino con una luz pequeña frente a mí, pero resultó que no encendí la luz en ese momento», declaró el hombre.

Arrojado al suelo, el repartidor comenzó a contraatacar, empujando y golpeando. Incapaz de distinguir el rostro de su atacante en la oscuridad, el repartidor gritó «¿Quién diablos eres?», pero el agresor no respondió. Sin embargo, no fue por cobardía o misterio, sino porque resultó que el repartidor estaba, en realidad, luchando contra un oso.

«Tenía puestos mis guantes de trabajo, así que al principio no podía sentir su pelaje, y pensé que había estado luchando contra un humano», dijo el repartidor. “Cuando me di cuenta de que era un oso, me asusté mucho, y no pensé que tuviera ninguna posibilidad de vencerlo”.

A pesar de sus comprensibles dudas sobre sí mismo, el hombre fue capaz de resistir lo suficiente como para que el oso se escapara, pero no antes de lastimarlo en los hombros y la espalda.

Afortunadamente, sus heridas no pusieron en peligro su vida, y regresó a casa por sus propios medios, luego se comunicó con la policía para denunciar el incidente. Se desconoce el tamaño exacto del oso, pero el hombre, que mide 1,60 m de alto, dice que cree que era tan grande como él.

Más tarde esa mañana, se produjo un segundo ataque de un oso a 250 metros de donde fue atacado el repartidor de periódicos. Esta vez la víctima fue una mujer de 84 años que salió a caminar temprano, y terminó con heridas en los brazos.

Si bien no es imposible que esto fuera una coincidencia, las autoridades creen que es probable que el mismo oso haya sido el agresor en ambos incidentes, y advierten a los residentes locales estar atentos al animal, y reportar cualquier avistamiento.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último