jueves 19 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Permiten a conductores cocinar sus propios animales atropellados

Si eres un carnívoro sin pretensiones en Wyoming, EE.UU., tienes motivos para celebrar.

El gobernador Mark Gordon promulgó una ley que agrega a Wyoming a una lista sorprendentemente grande de estados que permiten a los residentes comer animales atropellados. La ley permite a los conductores llevarse a casa animales que hayan sido arrollados accidentalmente por un automóvil para cocinar y comer.

Aunque algunos pueden dudar ante la idea de sacar el cadáver de un venado de la carretera y llevarlo a la mesa, la ley tiene varios beneficios. En primer lugar, los animales atropellados son una fuente de carne fresca para las comunidades rurales pobres que, de otro modo, no podrían permitírselo. Funcionarios estatales en Alaska distribuyen animales atropellados a organizaciones benéficas, y PETA, un grupo radical de derechos de los animales, argumenta que comer animales atropellados es más saludable y ético que comprar carne criada para el matadero.

En segundo lugar, permitir que los residentes cocinen animales atropellados por sí mismos puede reducir el tiempo que las criaturas pasan en la carretera. En estados grandes y escasamente poblados como Wyoming o Montana, los trabajadores del transporte pueden tardar días en recoger un animal muerto. Las estadísticas indican que hay alrededor de 6.000 colisiones de vehículos con caza mayor cada año, lo que representa aproximadamente el 15% de todos los accidentes. Los datos de atropellos pueden ayudar al estado a determinar dónde construir pasos elevados en las autopistas, o colocar señales de advertencia de «cruce de vida silvestre».

La legislación que Gordon firmó impone algunas restricciones. Por un lado, se tendrán que retirar los cadáveres enteros. Por el otro, algunas especies están fuera de los límites. El borrego cimarrón, las cabras montesas y los osos grizzly no serán rescatables, ni tampoco los lobos en la esquina noroeste de Wyoming, donde la especie se maneja como un animal de caza de trofeo. Algunas aves migratorias y cualquier especie designada como amenazada o en peligro de extinción tampoco pueden ser capturadas.

Alrededor de otros 30 estados tienen algún tipo de programa de salvamento de animales atropellados, pero la idea parece haberse afianzado en el oeste recientemente. Montana, Oregón, Idaho y el estado de Washington se han subido a la moda desde 2012. Los funcionarios no están seguros de cuántos habitantes de Wyoming participarán. Pero la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Montana emite aproximadamente 1.000 permisos de salvamento de animales atropellados cada año.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último