viernes 20 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Comediantes y YouTubers: la apuesta del New York Times para hacerse viral

En abril de 2021, The New York Times (NYT) retiró el término op-ed después de 50 años de uso. El término se refería inicialmente a los artículos de opinión que se situaban frente a la página editorial, pero como eso no tiene sentido en el mundo de los medios digitales, se acabó la jerga y entró el nuevo nombre de «ensayos de invitados».

En su momento, el NYT dijo que éstos darían al público una forma de abordar las noticias importantes ofreciendo perspectivas y visiones del mundo importantes, en lugar de «tomas calientes» fugaces.

Y esto no es exclusivo del texto y la impresión. Hace cuatro años, el productor ejecutivo Adam Ellick fundó el vídeo de opinión del New York Times, después de haber trabajado en la organización como corresponsal en el extranjero. Es tanto una sección en el sitio web como un canal en YouTube, donde el NYT casi ha alcanzado los 4 millones de suscriptores.

«El vídeo se nutre de la personalidad, el humor, la actitud, la pompa y la voz. Son cosas que los espectadores más jóvenes esperan en el medio del vídeo en Internet», dice Ellick.

«Ese fue uno de los principios para inventar este departamento: ¿podemos unir el periodismo del New York Times -es decir, los reportajes originales- con la narración visual y de opinión?».

El vídeo da a los artículos de opinión diferentes opciones cuando se tiene en cuenta cómo la música, el tono y el guión pueden cambiar la forma en que se presenta un orador. En el canal hay un equilibrio entre la comedia y la información seria, así como la sátira y la ironía.

La sátira en el periodismo
Podemos tomar el ejemplo de Jonathan Pie, un personaje ficticio interpretado por el actor Tom Walker, que se hizo viral por primera vez hace seis años. Pie presenta el típico reportaje ante la cámara, seguido de comentarios satíricos «fuera del aire» sobre la noticia que acaba de presentar, normalmente con muchos improperios e insultos dirigidos a los políticos.

El mes pasado, Walker fue contratado por el New York Times para hacer un sketch similar. Apuntó al reciente «escándalo partygate», la noticia de que los políticos británicos habían ignorado sus propias restricciones durante la pandemia para celebrar fiestas. Pie llama al Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y a los diputados implicados «parásitos interesados» y «lombrices con diademas».

Ellick dice que el vídeo es una forma de introducir a los estadounidenses en una historia de la que pueden haber oído hablar, pero que no han seguido de cerca.

«Tiene datos y fechas, es un vídeo con una línea de tiempo si se quiere desglosar en el sentido más aburrido. Sólo tiene una tonelada de azucar por encima para hacerlo más atractivo y que se pueda ver», dice Ellick.

Ellick añade que se inspira mucho en el periodismo explicativo de Vox. Internamente, el NYT llama a este tipo de vídeos «explicadores de la indignación».

«No llamamos a Jonathan Pie todos los días. Su personalidad y su tono encajan en este momento de indignación. Pensamos que esta historia y el momento de la noticia encajaban muy bien con la personalidad de este personaje.»

Colaboración con los creadores de contenidos
Esto se enmarca en una iniciativa más amplia del NYT para ampliar las voces que aparecen en la plataforma. No todos los colaboradores que la editorial contrata son, o serán, tan extravagantes como Pie. Pero cuando se les incorpora a la plataforma, se les permite hacer lo que mejor saben hacer (con algunos pequeños ajustes).

Johnny Harris es un cineasta, periodista, experto en relaciones internacionales y productor senior que ha trabajado para Vox Media. También dirige un canal de YouTube con 2,3 millones de suscriptores, muy conocido por sus explicaciones muy visuales y gráficas sobre temas técnicos y política estadounidense y mundial. La colaboración de Harris con el NYT es fiel a su propio estilo.

NYT

Lo mismo ocurre con gente como Felipe Neto, un famoso YouTuber brasileño con 43,8 millones de suscriptores. Es conocido por sus vídeos tontos, pero también es uno de los críticos más fuertes del presidente brasileño Jair Bolsonaro. Ambos elementos pueden verse en su colaboración con el NYT.

La estrategia va más allá de presentar el NYT a las audiencias existentes de los creadores y viceversa. Se trata de creadores que difícilmente escribirían una columna, por lo que el vídeo aporta un nuevo tipo de voces a la publicación.

«No queremos esterilizar estas voces y ajustarnos a lo que creen que el NYT quiere que hagan. Queremos utilizarlas por su voz, las contratamos y colaboramos con ellas porque nos gusta su arte, su estilo visual o sus comentarios», continúa Ellick.

«Me despierto todas las mañanas preguntándome quién tiene algo interesante, novedoso, que suponga un reto para el mundo y que no presentaríamos en el texto o en la prensa, pero que tiene una voz legítima o creíble o una perspectiva interesante».

Rigor
The New York Times tiene criterios periodísticos muy estrictos. Y eso también aplica a los videos. El equipo de vídeos de opinión se asegura de que las afirmaciones se verifiquen, de que el vídeo esté enmarcado éticamente y de que no haya problemas legales o éticos. También hay líneas rojas en torno a los conflictos de intereses y la incitación al odio.

Los colaboradores son investigados. Jonathan Pie ha realizado colaboraciones similares con el canal de medios de comunicación ruso afiliado al Estado RT, por ejemplo, que confirmó en 2016 que era un contenido con licencia y que no tiene vínculos con la organización.

Al investigar al primer ministro indio, Narendra Modi, Ellick contrató a un periodista indio para que investigara a decenas de posibles colaboradores. Se decidieron por el cómico Kunal Kamra por su conocimiento del tema, pero también porque ha alzado la voz en un país que limita la libertad de expresión.

El periodismo se une a la opinión
No todos los colaboradores son creadores de contenidos; el vídeo también es un medio poderoso para dar voz a las fuentes.

NYT Opinion realizó una serie de vídeos de investigación en 2019 llamada Equal Play, que denunció a Nike por no ofrecer permisos de maternidad a las atletas patrocinadas.

Para ello, convencieron a tres atletas para que rompieran sus acuerdos de no divulgación con Nike. Nike y otras tres empresas de ropa cambiaron sus políticas en pocas semanas tras la protesta pública.

«Todos podemos imaginar cómo es la versión estéril de esta noticia», dice Ellick.

«Mi equipo tomó ese reportaje original y puso los frenos. Nos dijimos: ‘¿Qué podemos hacer para transformar este reportaje y hacerlo estallar en Internet?»

La respuesta fue hacer un vídeo que empezara con un falso anuncio de Nike, utilizando el mismo lenguaje visual y la misma retórica, pero que se convirtiera rápidamente en un reportaje serio de videoperiodismo. 18 millones de personas vieron el vídeo en el que aparecía la atleta Mary Cain.

¿Qué pasa con Ucrania?
Cuando se trata de noticias de última hora, como la guerra en Ucrania, el momento en el que se publican las cosas es importante.

El equipo está actualmente buscando ideas y ha empezado a ponerse en contacto con autores y YouTubers que se han pasado la vida comentando la antigua Unión Soviética y que demuestran «mucha actitud y personalidad». Pero no hay prisa por publicar.

«Este momento va a ser diferente hoy que dentro de tres semanas», dice Ellick.

«Si tenemos una voz bastante sensible, puede que la historia no esté lo suficientemente madura para ellos en este momento, pero puede que lo esté dentro de uno o dos meses, cuando o bien nuestro público se vuelva más inmune a la historia, o bien la historia se vuelva más absurda».

Vía

 

 

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último