viernes 20 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

10 empleos en el metaverso que existirán en 2030

El metaverso, es decir, un mundo digital totalmente inmersivo, donde los humanos vivamos, estudiemos y trabajemos, se encuentra en su fase inicial. ¿Pero qué podría pasar en el futuro? ¿Qué tipo de trabajos podría crear el metaverso? Es la pregunta que intentaremos responder.

1. Científico investigador del metaverso
Los científicos investigadores de Realidad Aumentada y Realidad Virtual son ya un elemento básico de las principales universidades y empresas tecnológicas. Pero a medida que el metaverso (o como se quiera llamar a la combinación perfecta del mundo físico y el digital) se convierte poco a poco en una idea ampliamente aceptada, vamos a necesitar mucha más capacidad intelectual.

El trabajo del científico de investigación del metaverso no consistirá simplemente en desarrollar unos cuantos modelos digitales básicos del mundo real a los que las empresas podrán llevar a sus clientes y socios. Esto ya existe. Lo que nos depara el futuro es más grande. Mucho más grande.

Lo que los científicos de la investigación del metaverso tendrán que construir es algo parecido a la teoría del todo, en la que el mundo entero sea visible y accionable digitalmente. Esta arquitectura será la base sobre la que se construirán todos los demás casos de uso: juegos, anuncios, control de calidad en las fábricas, salud conectada, DeFi… la lista continúa.

Se trata de una empresa increíblemente compleja. Los candidatos tendrán que ser capaces de construir, y luego escalar, prototipos que utilicen tecnología en la confluencia de algoritmos de visión por ordenador para la fotografía computacional en 3D, el renderizado neural, la reconstrucción de escenas, las imágenes computacionales, la fusión de sensores, el mapeo y la localización… y esos prototipos tendrán que ir creciendo con el tiempo.

2. Planificador del metaverso
Las ideas son baratas. La ejecución es cara. Una vez que tengamos un Metaverso que funcione, la capacidad de planificar e implementar todo tipo de funcionalidades en un mundo totalmente virtual será absolutamente clave para la mayoría de las empresas. Al igual que lo será la selección de las cosas correctas para hacer con este mundo digital en expansión.

Aquí es donde entra en juego el planificador del metaverso. Mientras los directores generales establecen una visión y una estrategia para la creación y el crecimiento de los ingresos de su empresa en el metaverso, el planificador tendrá que dirigir una cartera estratégica de oportunidades desde la prueba de concepto hasta el piloto y el despliegue. Esto significa identificar oportunidades de mercado, crear casos de negocio, influir en las hojas de ruta de ingeniería, desarrollar métricas clave.

3. Desarrollador del ecosistema
El metaverso no surgirá por sí solo, por pura voluntad de Mark Zuckerberg. Será necesario construir todo un ecosistema a su alrededor. Sensores, CPUs, GPUs, producción de electricidad verde, edge computing, leyes, regulaciones… el mundo es complejo, y digitalizarlo aún más (más de lo que ya lo es) no será tarea fácil.

Podemos comparar esa dificultad con la que tiene actualmente la industria del automóvil en su transición a los vehículos eléctricos. Los productos están ahí, pero el mayor obstáculo para su adopción es la falta de estaciones de recarga generalizadas en las calles y carreteras y la constante evolución de las capacidades de las baterías. Del mismo modo, podríamos tener el software y el hardware para tener un Metaverso, y que nos siga faltando… todo lo demás.

El Desarrollador del Ecosistema se encargaría de coordinar a los socios y a los gobiernos para que las distintas funcionalidades creadas sean posibles a gran escala. Impulsarán las inversiones gubernamentales en infraestructuras y animarán a las grandes comunidades de actores.

4. Gestor de seguridad del metaverso
¿Sabes que Internet es un lugar seguro para todos? Sí, yo tampoco. Y cualquiera que afirme que el Metaverso será mejor se está engañando a sí mismo. Seguro que hay muchas oportunidades para que sea un lugar seguro e inclusivo, pero eso no ocurrirá por sí solo.

Privacidad. Verificación de identidad en el mundo. Un equipo de seguridad para la cabeza. Sensores adecuados… Necesitaremos personas que puedan orientar y supervisar todo esto durante las fases de diseño, validación y producción en masa, garantizando que nuestro mundo digital sea seguro y cumpla o supere los requisitos de seguridad reglamentarios aplicables. Todo ello sin sacrificar la funcionalidad o el diseño de vanguardia, ni reducir los ingresos, obviamente. Esa persona será el Director de Seguridad del Metaverso.

No será un trabajo fácil. Tendrá que predecir con exactitud cómo se utilizarán las funcionalidades del Metaverso y cómo podrían utilizarse de forma incorrecta, e identificar los componentes, sistemas y pasos de fabricación críticos para la seguridad asociados a esas predicciones. La enorme complejidad y el número de piezas móviles en un nuevo mundo digital son suficientes para hacer que mi cabeza dé vueltas sólo con pensarlo.

5. Constructor de hardware metaverso
El Metaverso no se construirá (sólo) con código. Se construirá (también) con sensores, cámaras y auriculares. Sensores que te hagan sentir tocado si alguien te aprieta el brazo en línea. Cámaras que ven si estás de mal humor para que la IA no te moleste demasiado. Auriculares que sienten el sol a tu alrededor y proyectan un día de verano en el mundo digital para dar más realismo. Y eso sin entrar en las cosas aburridas, como las unidades de medición inercial, las cámaras de luz visual, las cámaras de profundidad para ayudar al seguimiento, el mapeo y la localización.

Todo este hardware, necesario para crear un mundo totalmente digital que se entrelaza con el mundo físico, es caro. Y complejo. Y un constructor de hardware del Metaverso tendrá que ensamblarlo y adaptarlo a medida que el Metaverso se vuelva más complejo.

Actualmente, los mejores sensores se crean para las operaciones industriales y la industria del automóvil. Se trata de industrias con grandes cantidades de capital. Así que, como reto añadido, quien construya el hardware del Metaverso tendrá que asegurarse de que se puede construir de forma barata y segura para que el metaverso no se convierta en el único juguete de los ricos.

6. Creador de historias del metaverso
A medida que la economía de la experiencia y el concepto de gamificación siguen cobrando fuerza, es lógico que pidamos a nuestra experiencia de realidad extendida que tenga grandes argumentos de los que uno pueda aprender grandes lecciones. Queremos reír. Queremos llorar. Queremos aprender. Queremos ver cosas ligeramente pervertidas en el mundo digital. Aquí es donde entra el narrador del metaverso.

Esta persona se encargará de diseñar misiones inmersivas para que los usuarios exploren el metaverso, escenarios de entrenamiento para los militares, oportunidades de marketing difíciles de detectar en forma de narrativas para las corporaciones, sesiones de psicología… la lista continúa.

No se les pagará bien, a menos que se cuente la exposición como pago, que no. Pero al menos venderán arcos narrativos que millones de personas seguirán para escapar de la monotonía de su vida cotidiana. ¿Y no es ese el sueño?

7. Constructor de mundos
Una vez que hayamos construido nuestra arquitectura, nuestro hardware y nuestros argumentos, todavía tenemos que crear mundos enteros. Y no me refiero a codificarlos. Me refiero a imaginarlos.

Este papel requerirá muchas de las mismas habilidades que se piden a los diseñadores de videojuegos, aunque con un conjunto de reglas potencialmente totalmente diferentes. Los constructores de mundos tendrán que ser previsores y afrontar el futuro, ya que gran parte de lo que soñarán aún no existirá en forma de tecnología o solución de producto.

También tendrán que tener en cuenta las normas y la ética. Cuando el mundo digital parece real, ¿está bien matar a alguien en él? ¿Cometer crímenes de guerra? Ya hemos empezado a hacernos estas preguntas, pero estamos lejos del final de la discusión.

8. Experto en bloqueo de anuncios
¿Cómo gana dinero Facebook… perdón, Meta? ¿Vendiendo suscripciones a su fábrica de desinformación? ¿Recogiendo y vendiendo órganos? ¿Recibiendo donaciones de dictadores? Por supuesto que no. Venden anuncios. Y déjenme decirles que el metaverso probablemente será manejado de una manera muy, muy similar. Llámalo ADN, supongo. ¿Crees que los anuncios de Instagram están bien orientados y son molestos? Espera a ver lo que pueden hacer con todo un conjunto de datos, y son capaces de seguirte literalmente por el mundo.

Imagina que estás caminando por un espacio digital y tienes hambre en el mundo real. Sin saberlo, te quedas mirando un poco más los cafés y restaurantes digitales que hay en tu camino. Y, como no podía ser de otra manera, un minuto después empiezas a recibir anuncios de comida. Suena divertido al principio, pero intrusivo a largo plazo. Así que, en cuanto nos cansemos de la novedad, querremos bloqueadores de anuncios que tendrán que ser lo suficientemente avanzados como para detectar los anuncios incrustados en la propia realidad. Aquí es donde entran los expertos en bloqueo de anuncios.

Al igual que el modelo de AdBlock Plus, supongo que desarrollarán complementos que impidan la aparición de anuncios. No se les pagará mucho, pero gracias a las donaciones y al acceso a una gran cantidad de datos, es posible que puedan ganarse la vida.

9. Ciberseguridad en el metaverso
El metaverso es el objetivo perfecto para los ciberataques y el fraude: avatares pirateados, robo de NFTs, fugas de datos biométricos/fisiológicos, auriculares pirateados… las posibilidades de que las cosas salgan mal son casi innumerables.

Por eso necesitaremos expertos en ciberseguridad del metaverso. Gente que bloqueará los ataques en tiempo real, y se asegurará de que las leyes y los protocolos sean reconsiderados y modificados, y quizás incluso inventados, para incluir todos los riesgos del Metaverso.

10. Becario no remunerado
Aunque este papel ya existe, es importante destacar que seguirá siendo fundamental para el futuro de Metaverso.

Los becarios no remunerados no sólo toman café. Trituran los datos. Escriben los códigos de las rocas y los árboles. Son el forraje necesario sobre el que se han construido los imperios tecnológicos. También deberíamos pagarles.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último