jueves 8 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Cómo la Inteligencia Artificial está ayudando a salvar el Amazonas

¿Nos dirigimos hacia una distopía basada en los datos? ¿Una en la que la inteligencia artificial (IA) colonice gradualmente todos los aspectos de nuestras vidas, en detrimento de todos nosotros? No faltan las predicciones sombrías sobre lo que podrían provocar los algoritmos indómitos. La lista es larga: la pérdida de puestos de trabajo, la eliminación de la privacidad y la elección personal, incluso los sistemas de armas autónomas que liberan robots asesinos desde el cielo.

Pero eso no significa que la inteligencia artificial esté totalmente desprovista de aspectos positivos. Ni mucho menos. El poder de la IA para recopilar y procesar las enormes cantidades de datos que llenan los servidores del mundo puede aprovecharse para el bien.

La IA está en la primera línea de la lucha para salvar las selvas tropicales, con datos procedentes de satélites y radares que penetran en las nubes combinados con la vigilancia sobre el terreno para detectar y seguir las amenazas hasta el nivel de un solo árbol. Antes, podían pasar meses o incluso años antes de que se detectara una operación de tala ilegal o una amenaza a los animales. Ahora se pueden detectar antes del primer ruido de la motosierra. En el estado brasileño de Acre, en lo más profundo de la Amazonia, donde la deforestación es galopante, los agentes forestales indígenas del pueblo Shanenawa están utilizando drones y vigilancia por GPS en colaboración con una sofisticada herramienta de IA. Desarrollada por Microsoft y la organización brasileña sin ánimo de lucro Imazon, ayuda a predecir dónde es probable que se produzcan incursiones, lo que permite a la población local cortarlas de raíz.

Este tipo de observación detallada está siendo utilizada por las empresas bajo la presión de activistas, consumidores y, cada vez más, inversores y gobiernos, para demostrar que sus cadenas de suministro están «libres de deforestación». Cuando se trata de un producto básico como el aceite de palma, con decenas de miles de pequeños propietarios implicados, es más fácil decirlo que hacerlo. Pero las herramientas de inteligencia artificial pueden analizar una gran cantidad de datos -satélites, radares, controles sobre el terreno, etc.- para detectar si un agricultor de una parcela remota de Borneo, por ejemplo, está empezando a talar bosques para cultivar palma, y así poder intervenir rápidamente.

Pero no es sólo la salud de los últimos lugares salvajes del planeta donde la IA puede desempeñar un papel. La salud humana también puede beneficiarse.

Por ejemplo, el cáncer de mama. Las pruebas de detección rutinarias son famosas por arrojar una elevada proporción de falsos negativos y positivos, lo que provoca ansiedad y biopsias innecesarias, así como muertes trágicas pero evitables. Ahora, un estudio en el que han participado desde Cancer Research UK hasta la Universidad de Northwestern, Illinois, e (inevitablemente) Google, ha descubierto que la IA puede interpretar las mamografías con mucha más precisión que los radiógrafos formados. Y si la idea de que los programas informáticos excluyan a los humanos de la atención sanitaria es desalentadora, anímese con otro estudio realizado por las universidades de Montreal y Tennessee. En él se comprobó que, mientras los médicos toman decisiones erróneas en el 3,5% de los casos, la IA más avanzada tiene una tasa de error del 7,5%. Pero lo más importante es que cuando se combinan, la tasa de error puede bajar al 0,5%.

También está el potencial de la IA para mejorar de forma masiva la eficiencia energética, para impulsar el potencial de las energías renovables permitiendo que las redes inteligentes del futuro microgestionen el suministro de energía, haciendo circular la electricidad de un lado a otro según sea necesario. Puede ayudar a los agricultores africanos y asiáticos a cartografiar sus campos para ajustar el riego o las aplicaciones químicas, ahorrando dinero, conservando el suelo e impulsando la producción. Incluso puede anticiparse a la aparición de incendios forestales, permitiendo intervenir antes de que exploten fuera de control. Es una lista vertiginosamente prometedora, y a medida que el aprendizaje automático despega, esto podría ser sólo el comienzo.

Nada de esto, por supuesto, es motivo de complacencia en cuanto a los daños que puede ocasionar el uso desenfrenado de la inteligencia artificial. Hay una necesidad urgente de mayor transparencia y control democrático, de directrices éticas sólidas que rijan su uso. Y, alentadoramente, hay una oleada de iniciativas que empiezan a surgir, tanto de los gobiernos como de la industria, para tratar de domar al tigre de la IA. Y no antes de tiempo.

Como dice Niels Wielaard, director general de Satelligence, uno de los principales usuarios de la tecnología para la vigilancia forestal: «La IA no es una varita mágica. No puede salvar el planeta por sí sola. Pero los humanos sí pueden».

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último