domingo 27 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

Un cajero automático que genera vértigo: ¡está a 4.693 metros de altura!

El cajero automático más alto del mundo se encuentra en el paso de Khunjerab, en la frontera entre China y Pakistán, a una altura de 4.693 metros.

El mismo fue instalado por el Banco Nacional de Pakistán (NBP) en 2016, y es alimentado por energía solar y eólica. Se trata de un espectáculo realmente inusual en un lugar tan aislado como el paso de Khunjerab, el paso fronterizo pavimentado más alto del mundo.

La instalación del cajero automático más alto del mundo -título certificado por el Guinness World Records- fue una tarea bastante compleja que llevó al Banco Nacional de Pakistán unos cuatro meses. El mantenimiento y la recarga periódica de la máquina también son tareas bastante laboriosas, ya que el banco más cercano está a la friolera de 82 kilómetros.

Zahid Hussain, director de la sucursal del NBP de Sost, la más cercana al cajero automático más alto del mundo, se desplaza periódicamente hasta la máquina, desafiando vientos extremos, tormentas, frecuentes desprendimientos y traicioneros pasos de montaña para asegurarse de que funciona.

Como se puede imaginar, el hecho de estar situado a 4.693 metros sobre el nivel del mar en medio de la nada significa que el cajero automático más alto del mundo no es precisamente el más concurrido. Sirve sobre todo a los guardias fronterizos que cobran sus sueldos mensuales, a un puñado de lugareños y a las pocas personas que cruzan la frontera por el paso. Sin embargo, cada dos semanas se retiran de la máquina entre 4 y 5 millones de rupias (18.350 y 23.000 dólares).

Un portavoz del Banco Nacional de Pakistán dijo que una persona suele tardar entre dos horas y dos horas y media en llegar al cajero automático más alto del mundo cuando necesita reparaciones de emergencia. La verdad es que no está nada mal, teniendo en cuenta su extrema ubicación. A pesar de su escaso volumen de transacciones, el banco se toma muy en serio esta máquina por la gente que confía en ella.

«Puede que sean insignificantes en número, pero a menudo residen en el propio parque enorme y no tienen ningún otro medio para transferir sus salarios a sus seres queridos y a su familia», dijo Zahid Hussain.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último