viernes 3 de febrero de 2023
Cursos de periodismo

Arrestan a un hombre por hacer 2000 llamadas telefónicas para insultar a la policía

Un anciano japonés fue detenido por la policía tras llamar a una comisaría 2.060 veces en nueve días para gritarle al personal y llamarlos «ladrones de impuestos» y «grandes imbéciles».

Entre el 30 de septiembre y el 8 de octubre, este hombre de 67 años de la prefectura de Saitama llamó a la policía un total de 2.060 veces para insultar al personal y decirles que debían ser despedidos. Eso supone una media de una llamada cada seis minutos y un tiempo total de conversación de unas 27 horas en el intervalo de nueve días. Finalmente, la policía hizo una redada en su casa y lo detuvo por obstrucción a la labor policial. El hombre admitió los cargos y dijo: «Sabía que la policía vendría a por mí algún día».

Se está investigando este extraño caso, pero como el japonés de 67 años, cuyo nombre no se ha revelado, no parece muy dispuesto a colaborar con la policía, quizá nunca sepamos qué le llevó a llamar a comisaría tantas veces.

Curiosamente, según los registros telefónicos del hombre, llevaba años llamando a la policía, pero sólo recientemente había intensificado su operación, por alguna misteriosa razón.

Aunque interferir en los asuntos de la policía y ocupar recursos que pueden ser necesarios para salvar vidas son cuestiones serias, muchas personas en Internet se declararon asombradas por la constancia y dedicación de este hombre a su extraña misión.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último