jueves 30 de noviembre de 2023
Cursos de periodismo

La ONG que lucha contra la violencia de género mediante las donaciones de muebles

La falta de muebles no es el primer tema en el que uno piensa a la hora de hablar de violencia de género. Pero el amoblamiento resulta un aspecto clave para una mujer que debe abandonar su hogar de manera urgente. Por esa razón, una diseñadora de interiores reconvertida en trabajadora social ha creado una organización benéfica que distribuye muebles a mujeres necesitadas, ayudándolas a crear su nuevo hogar.

Cuando Larissa (no es su nombre real) abandonó a su pareja maltratadora, faltaban pocos días para que diera a luz por primera vez. Su refugio era un estudio vacío, sin muebles ni electrodomésticos, por no hablar de ropa de cama, utensilios de cocina o cubertería.

Larissa fue remitida a Furnishing Futures, la organización benéfica con sede en Londres. Gracias a las donaciones de empresas de artículos para el hogar, la organización pudo convertir su departamento en un lugar adecuado para una madre primeriza y su bebé.

Furnishing Futures fue creada en 2019 por la exdiseñadora de interiores y trabajadora social Emily Wheeler. Hasta ahora, han convertido 18 espacios similares -muchos sin ni siquiera suelo o cortinas- de viviendas en hogares para mujeres que escapan de la violencia doméstica. Las mujeres a menudo tienen hijos – como Sarah (nombre ficticio), que había estado durmiendo en el suelo durante un año con su hija, antes de que la organización benéfica interviniera para ayudar.

En opinión de Wheeler, la violencia doméstica es uno de los problemas menos abordados en el Reino Unido. Y se ha visto exacerbada por los encierros pandémicos. El número de incidentes relacionados con el maltrato doméstico registrados por la policía en Inglaterra y Gales aumentó un 6% en el año transcurrido hasta marzo de 2021, poniendo fin a la tendencia de descensos anuales consecutivos.

Sólo el dos por ciento de las viviendas de alquiler social en el Reino Unido se alquilan amuebladas o parcialmente amuebladas, según datos del grupo de campaña End Furniture Poverty. No disponer de las cosas básicas necesarias para cuidar de la familia contribuye de forma significativa a que las mujeres vuelvan a una relación abusiva, según ha descubierto Wheeler.

«Las mujeres que son trasladadas de urgencia por sus parejas maltratadoras pueden encontrarse en un nuevo barrio, en un departamento completamente vacío, donde no pueden cocinar para sus hijos y no hay nada para dormir. A veces una mujer toma la decisión calculada de que, al menos si vuelve, podrá tener lo básico para cuidar de sus hijos, aunque eso signifique que tenga que aguantar los malos tratos», explica.

Wheeler tiene previsto recaudar fondos para construir un almacén y contratar a más miembros para el equipo. La organización sigue estando formada sólo por ella, un puñado de voluntarios y un consejo de administración. Su visión es ayudar a las mujeres más allá de su barrio natal, Waltham Forest, en el noreste de Londres.

«El impacto de la pobreza de mobiliario es enorme», explica Wheeler. «Los niños no pueden ir al colegio porque están agotados de dormir en un suelo duro. Afecta mucho a la salud mental de la gente».

- Publicidad -

Lo último