jueves 2 de febrero de 2023
Cursos de periodismo

¿El futuro del pavimento? En EEUU prueban con rutas de plásticos reciclados

Funcionarios de transporte de varios estados de Estados Unidos están probando si las rutas hechas con bolsas de supermercado, cartones de jugo, cartuchos de tinta de impresora y otros plásticos desechados pueden hacer que el pavimento dure más, ahorrar dinero y reducir la cantidad de residuos.

En algunos tramos de una transitada ruta de cuatro carriles que atraviesa la Universidad de Missouri-Columbia, por ejemplo, el Departamento de Transporte de Missouri, en colaboración con la universidad, está llevando a cabo un programa piloto que combina botellas de plástico recicladas con una mezcla de asfalto para pavimentar la carretera.

«Se pueden hacer cosas teóricas en un laboratorio, pero esto es dar un paso más y ponerlo en una ruta real con tráfico real», explica Ed Hassinger, ingeniero jefe de la agencia. «En el mejor de los casos, el asfalto será más resistente y duradero y se eliminará un flujo de residuos con el que nadie puede hacer nada».

En los últimos años, al menos media docena de estados han puesto en marcha programas piloto para probar carreteras de plástico, según Melissa Savage, ex directora de programas de medio ambiente y sostenibilidad de la Asociación Estadounidense de Funcionarios de Carreteras y Transporte.

«Las nuevas leyes y programas federales han contribuido al impulso gracias al compromiso del gobierno con el uso de materiales sostenibles», agregó Savage, que a principios de este año se convirtió en socia de la empresa de ingeniería CDM Smith, con sede en Boston.

Pero los estados están vigilando de cerca que los microplásticos del nuevo pavimento no se filtren a las vías fluviales.

En mayo, el Departamento de Transportes de California probó una mezcla de asfalto que contenía un 10% de plástico reciclado procedente de cartuchos de tinta de impresora en un sector de la autopista 99 en Elk Grove, cerca de Sacramento, según el portavoz Will Arnold.

En agosto, el departamento amplió la prueba utilizando la mezcla para pavimentar todos los carriles de un tramo de 800 metros de la autopista.

Después de que miles de camiones pesados circularan por la carretera durante tres meses con frío y calor, el pavimento plastificado ha funcionado «muy bien», y no hay grietas ni surcos.

En Hawai, el Departamento de Transporte del estado puso en marcha en octubre un programa piloto que prueba una mezcla de asfalto con polímero plástico reciclado en un segmento de carretera de un suburbio de Honolulu. La prueba evitará que el equivalente a 195.000 botellas de plástico acabe en el basurero, según las autoridades.

El Laboratorio Nacional de Energías Renovables del Departamento de Energía de Estados Unidos calcula que en 2019 se desecharon 44 millones de toneladas métricas de residuos plásticos. Solo alrededor del 5% de los residuos plásticos en la nación se reciclaron, y el 86% se depositó en basureros; el resto se quemó para generar electricidad.

Muchos de los proyectos piloto están utilizando más de un tipo de mezcla de plástico y asfalto para ver cuál funciona mejor. También están utilizando asfalto tradicional para pavimentar otras partes de la carretera de prueba a modo de comparación.

Más del 90% de las rutas de Estados Unidos están pavimentadas con asfalto, según Richard Willis, vicepresidente de ingeniería, investigación y tecnología de la Asociación Nacional de Pavimentos de Asfalto, un grupo comercial con sede en Greenbelt (Maryland).

La mezcla asfáltica tradicional para rutas suele estar compuesta de arena, piedra y un producto de desecho del petróleo. La industria también utiliza materiales reciclados en sus mezclas, dijo Willis, como sus propios productos reciclados, neumáticos y tejas.

«Creemos que si todas estas cosas se alinean y funciona, es una gran oportunidad», dijo. «Pero no queremos poner plástico en nuestras carreteras sólo por hacerlo. Queremos asegurarnos de que hay un beneficio económico, de rendimiento y de verdadera sostenibilidad».

Los responsables estatales de transporte advierten de que necesitan determinar la rentabilidad de los materiales y si son sostenibles, seguros para los conductores y no provocan grietas, baches o surcos. También quieren ver cómo resisten las carreteras de plástico las heladas y las temperaturas abrasadoras.

Y quieren asegurarse de que los microplásticos de la mezcla no causan daños medioambientales.

En Columbia (Missouri), Hassinger explicó que los investigadores universitarios vigilan las cunetas a lo largo de la carretera de plástico para asegurarse de que la mezcla no se descomponga y se filtre a la cuenca.

Hassinger dijo que su agencia había reservado originalmente 4,8 millones de dólares para repavimentar la carretera con asfalto. El único coste añadido para el proyecto que comenzó en septiembre de 2021 fue un adicional de $200.000 de los fondos dedicados a la investigación. Eso fue para el contratista para rehacer su plan y utilizar la mezcla de plástico en secciones por un total de cerca de 5 kilómetros.

Si el piloto de Columbia es un éxito y la carretera demuestra ser duradera, económicamente viable y segura para el medio ambiente, las autoridades quieren utilizar la mezcla de plástico en una ruta más grande que transporte muchos camiones, como una autopista.

En Virginia, las autoridades de transporte han llevado a cabo tres experimentos piloto en seis tramos de carretera de la región de Richmond entre el verano de 2021 y el verano de 2022.

Y desde octubre de 2021, las autoridades de transporte de Pensilvania han estado probando y supervisando un proyecto piloto en dos tramos de 400 metros de una carretera que atraviesa el parque estatal de Ridley Creek, en el condado de Delaware.

Dave Condo, químico medioambiental del Departamento de Transporte de Pensilvania, dijo que la mezcla contiene alrededor de un 2% de aditivo plástico, lo que equivale al menos a 150.000 bolsas de plástico de un solo uso. Si la mezcla de plástico funciona bien, podría ser especialmente útil en carreteras muy transitadas con muchos vehículos pesados que provocan más surcos, dijo.

«Los surcos son un verdadero problema y un dolor de cabeza para el mantenimiento, y esas rutas tienen que repavimentarse cada dos años», explica Condo. «Si se puede prolongar ese periodo unos años más, se ahorra mucho dinero y dolores de cabeza a los ciudadanos con las zonas en obras».

Si la industria de la pavimentación, los fabricantes, los contratistas y los grupos comerciales aceptan la idea de utilizar material plástico, algún día podría convertirse en una parte rutinaria de la pavimentación de carreteras, dijo Condo, señalando que la agencia supervisa 64.000 kilómetros de carretera.

«La mayoría están cubiertas de asfalto. Es mucho pavimento», dijo. «Si tiene éxito, esto podría ser enorme».

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último