miércoles 22 de mayo de 2024
Lo mejor de los medios

Las barreras de burbujas que detienen a los plásticos antes de que lleguen al mar

Una empresa holandesa dirigida por marineros y surfistas ha ideado una forma de detener la basura en seco, con la ayuda de burbujas.

La Gran Barrera de Burbujas (GBB) despliega un tubo perforado en el lecho de los ríos para crear una cortina de burbujas que empuja los residuos hacia la orilla para su recogida.

Y para ser un método tan poco sofisticado, ha demostrado ser extraordinariamente eficaz: atrapa partículas de plástico de hasta 1 mm e intercepta hasta el 86% de los desechos flotantes en aguas interiores antes de que lleguen al mar.

Es una solución muy necesaria. Cada año, más de 8 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos, de las cuales entre el 60% y el 80% proceden de los ríos.

El concepto fue ideado por un equipo de holandeses amantes de los océanos en 2019. Crearon un diseño que atrapa el plástico en toda la anchura y profundidad de un río y lo dirige a un sistema de captación que recoge y comprime los residuos.

El verano pasado, la primera barrera de burbujas de GBB se instaló en la desembocadura del río Oude Rijn (Viejo Rin) en Katwijk, en el centro-oeste de los Países Bajos, después de que los lugareños expresaran su preocupación por la contaminación plástica que ensuciaba la playa de la ciudad.

La cortina de burbujas se crea con un compresor de aire que funciona con electricidad renovable y bombea aire al tubo del lecho del río, colocado en diagonal a lo largo del cauce. Las burbujas elevan los plásticos a la superficie, y el caudal del río canaliza los residuos lateralmente hacia un sistema de captación.

El método de GBB funciona 24 horas al día, 7 días a la semana, independientemente del nivel del agua, y permite el paso sin obstáculos de la vida acuática y el tráfico fluvial. Ya se ha instalado otra barrera de burbujas en Ámsterdam, y están previstas otras dos en Portugal y Alemania.

«Los ríos son la autopista hacia nuestros océanos y transportan la contaminación hasta ellos», afirma Francis Zoet, cofundador de la empresa. «Nuestro sistema de Ámsterdam impide que 8.000 piezas de plástico lleguen al Mar del Norte cada mes. Pero no pensamos detenernos ahí: los primeros sistemas internacionales están a la orden del día, y estamos deseando combatir la contaminación más allá de nuestras fronteras.»

Vía

Lo último