martes 21 de mayo de 2024
Lo mejor de los medios

Un hombre se implantó imanes en los dedos para hacer trampa jugando a los dados

Un médico tailandés compartió recientemente fotos de la mano de un paciente y de las placas magnéticas que se había implantado en los dedos para hacer trampas en un popular juego de dados sin levantar sospechas.

El Dr. Wat Lun, de la Clínica-Laboratorio de Rayos X Wiwat de Chon Buri, Tailandia, comparte habitualmente fotos de sus casos médicos en las redes sociales, pero fue uno de sus pacientes más recientes el que atrajo niveles inusuales de atención en Facebook. El médico tailandés publicó un par de fotos, una mostrando dos placas negras y otra de los dedos cosidos del paciente tras una cirugía menor. Las fotos no son tan impresionantes, pero fue la historia detrás de ellas lo que hizo que el post se volviera viral. Al parecer, uno de sus pacientes llevaba 40 años con placas magnéticas incrustadas en la punta de los dedos para ayudarle a hacer trampas en el Hi Lo, también conocido como Sic Bo, un popular juego de dados.

El médico tailandés explicó que el hombre, cuyo nombre no se ha revelado, sólo acudió para que le quitaran los imanes porque necesitaba embarcar en un avión y temía que los detectaran los dispositivos de seguridad del aeropuerto. Probablemente, sus días de juego al Sic Bo también habían quedado atrás, así que decidió acudir a una clínica.

«Vino y pidió que se los quitaran porque quiere tomar un vuelo y tiene miedo de que los imanes hagan saltar una alarma en la seguridad del aeropuerto. Cuando le abrí los dedos, encontré dos imanes muy fuertemente incrustados», escribió el médico.

Popular en los países de Asia Oriental, el Sic Bo es un juego de dados en el que los jugadores apuestan sobre si la combinación de tres dados dará un resultado alto o bajo. Si la suma de los puntos es hasta 11, se considera una puntuación baja, y cualquier cosa entre 11 y 18 es alta. Aunque no se reveló el método exacto para hacer trampas, algunos medios de comunicación tailandeses afirmaron que el hombre utilizó las placas magnéticas en combinación con un pequeño imán en uno o varios dados para manipular la puntuación.

Lo último