martes 21 de mayo de 2024
Lo mejor de los medios

Un hombre ruso se disfrazó de policía y trabajó junto a agentes de tránsito durante 2 meses

Un hombre desocupado ruso consiguió hacer realidad su sueño de ser policía de tráfico poniéndose un uniforme de policía falso y patrullando durante dos meses con inspectores de tráfico de verdad.

Cansado de estar sentado todo el día, Viktor, un desempleado de 48 años de la región rusa de Stavropol, se compró un uniforme de policía de aspecto realista y se unió a las filas de los agentes de la ley en el pueblo de Pyatigorsky.

Con su atuendo de inspector de tráfico, sus grandes dotes interpretativas y una envidiable confianza en sí mismo, el hombre patrullaba las calles de Pyatigorsky, deteniendo activamente a los conductores negligentes y educándoles en diversas normas de tráfico. No está claro por qué Viktor eligió esta profesión en concreto, o si realmente aceptó algún soborno de los automovilistas durante su servicio voluntario, pero su carrera duró poco. Dos meses después de incorporarse a las filas de la policía de tráfico de Stavropol, se descubrió su mentira.

Al comprobar las grabaciones de las cámaras corporales de los inspectores de tráfico que patrullaban por la calle Pervomaiskaya de Pyatigorsky, las autoridades se dieron cuenta de que en realidad había cinco inspectores de servicio, a pesar de que los registros oficiales sólo mencionan a cuatro. También faltaban las imágenes de la cámara corporal del quinto agente y, al intentar identificar al quinto inspector de tráfico, descubrieron que no era policía.

Una investigación demostró que Viktor había patrullado con los cuatro inspectores de tráfico reales al menos cinco veces desde mayo, y ninguno de ellos había informado de nada extraño sobre él. El aspirante a policía admitió haberse hecho pasar por agente y fue acusado de infracciones de tráfico, uso ilegal de uniformes oficiales y obstrucción al cumplimiento de las funciones policiales.

En realidad, Viktor salió bien parado de su paso por la policía de tráfico. Sus colegas de los dos últimos meses no tuvieron tanta suerte. Ahora se enfrentan a cargos de fraude, pero niegan las acusaciones, afirmando que nunca habían conocido a Viktor antes de mayo y que nunca han tenido trato alguno con él.

Lo último