martes 21 de mayo de 2024
Lo mejor de los medios

Influencia del consumo de tabaco y cannabis sobre el ausentismo y el desempeño de estudiantes secundarios

Los estudiantes secundarios que consumen marihuana y tabaco registran mayores índices de ausentismo y peor desempeño; los resultados educativos podrían mejorarse mediante esfuerzos coordinados para prevenir o reducir el uso de las sustancias.

El trabajo publicado en The Journal of Pediatrics analizó en estudiantes de escuelas secundarias la asociación entre el consumo concomitante de productos con tabaco y marihuana y el cumplimiento de los objetivos académicos.

Situación de la problemática

Desde la normalización de las actividades escolares después de la pandemia de COVID-19, los estudiantes han debido enfrentar numerosos desafíos.

La mayoría de las escuelas públicas estadounidenses informaron incremento del ausentismo crónico y peores desempeños en matemática y lectura. En algunas regiones, el primero se duplicó y en forma paralela disminuyeron las puntuaciones de los logros académicos. El control de estos parámetros se asocia con mayores índices de deserción escolar, depresión y ansiedad.

El uso concomitante de tabaco y otras sustancias es frecuente entre  los jóvenes estadounidenses, en especial el de cigarrillos electrónicos y cannabis. Algunos estudios sugirieron la utilización simultánea podría tener un impacto aún mayor sobre el desempeño educativo que el consumo de una sola de ellas.

Otros factores de riesgo de ausentismo escolar crónico incluyen una combinación de condiciones individuales (enfermedades crónicas, salud mental), relacionadas con los pares (acoso escolar), familiares (inseguridad alimentaria, inestabilidad de la vivienda, responsabilidades de cuidado) y escolares o comunitarias (ambiente hostil en la escuela, seguridad).

En su análisis, los autores evaluaron la asociación entre el ausentismo escolar y las calificaciones obtenidas con el consumo actual o en algún momento de tabaco y cannabis, sin dejar de considerar los otros factores determinantes.

Obtención de los datos  

El estudio examinó las respuestas informadas en una encuesta de salud escolar del estado de California. Las variables analizadas fueron el consumo simultáneo actual o alguna vez de tabaco y cannabis, de sólo una de estas sustancias o de ninguna de ellas y su  relación con el ausentismo escolar y las calificaciones obtenidas. En la evaluación se incluyeron correcciones y ajustes para factores individuales, relacionados con los pares y escolares.

Variables evaluadas

El ausentismo se definió como la pérdida de 3 días completos de escolaridad por cualquier motivo en el último mes. Para analizar el desempeño académico, los autores construyeron una escala continua cuyos valores reflejaban las calificaciones obtenidas, donde los números más altos indicaban mejores resultados.

Debido a su asociación con las exposiciones a las sustancias y con los resultados, las covariables del análisis incluyeron el género, el año que cursaban, la ascendencia étnica, la orientación sexual, la educación de los padres, el tipo de hogar y el idioma materno. El estudio también midió el consumo de alcohol.

Las evaluaciones de la salud mental incluyeron preguntas relacionadas con la detección de síntomas depresivos e ideación suicida en el último año y con síntomas compatibles con el trastorno de ansiedad generalizada.

También se analizaron las respuestas a las preguntas sobre el ambiente escolar, el apoyo de docentes o de otros adultos relevantes en la escuela y la seguridad dentro de la institución educativa.

Características de la población estudiada

Sobre un total de 289 817 estudiantes de escuelas secundarias públicas de California, aproximadamente la mitad eran mujeres, cursaban los grados 9º a 11º (aproximadamente 3º a 5º años de la escuela secundaria de la  Argentina).
El grupo étnico más abundante fue el hispano (46%). La mayoría hablaba inglés en su domicilio.

Más de un tercio de los estudiantes informaron síntomas depresivos en el último año, algo más del 15% refirieron ideas suicidas y alrededor del 6% se sentían inseguros o muy inseguros en la escuela. La tasa de consumo de alcohol fue cercana al 10%.

Un 3,7% de los estudiantes informaron que consumían tabaco y cannabis, algo menos del 2% solo tabaco y 3,7% solo cannabis. El porcentaje que dijo haber utilizado alguna vez estas sustancias fue casi dos veces mayor.

Tabaco y cannabis en el ausentismo escolar

Los estudiantes con consumo simultáneo tenían mayores probabilidades de ausentismo y peores calificaciones, respecto a los que no consumían ninguna de las dos sustancias o que solo utilizaban tabaco.

En los que alguna vez habían utilizado esas sustancias se obtuvieron resultados similares.

Conclusiones y perspectivas

En consonancia con otras investigaciones sobre uso indebido de sustancias, los autores señalan que los resultados de este estudio mostraron una asociación entre el consumo de sustancias y el ausentismo, junto con peores desempeños educativos.

Existen varias explicaciones posibles para este hecho:  la nicotina y el cannabis podrían alterar áreas cognitivas del cerebro relacionadas con el aprendizaje y la memoria o dar lugar a una dolencia física o a condiciones de salud mental adversas, con pérdida de días de escolaridad. Otra hipótesis plantea que el consumo de ambas sustancias podría alterar la duración del sueño.

Los autores también sugieren que los jóvenes podrían utilizar estos productos en la escuela, distrayéndolos del aprendizaje. Se sumarían, además, los días de escolaridad perdidos al ser suspendidos tras haberse visto sorprendidos consumiéndolos en el ámbito escolar.
Algunas de estas explicaciones posibles reflejan los motivos de ausentismo informados con mayor frecuencia, como enfermedades, sentirse muy tristes, estresados o enojados o no dormir lo suficiente.

El estudio enfatiza, además, que los índices de ausentismo son especialmente preocupantes desde el punto de vista financiero para las escuelas de California, porque el estado financia los distritos escolares utilizando el promedio de asistencia diaria. Esto significa que los distritos escolares pierden fondos por los días que los estudiantes están ausentes.

Aunque el estudio tiene las limitaciones propias de un análisis basado en las respuestas de los alumnos, los autores plantean que en futuras investigaciones se podrá evaluar de qué manera los esfuerzos multidisciplinarios para prevenir o disminuir el consumo de sustancias entre los jóvenes podrían mejorar los resultados educativos.

Vía

Lo último