domingo 19 de mayo de 2024
Lo mejor de los medios

La modificación en el diseño de libros que ha salvado miles de árboles

La editorial HarperCollins está reduciendo el número de páginas de sus libros modificando el tipo de letra y la maquetación. Esto ha permitido salvar miles de árboles.

Leah Carlson-Stanisic es la directora asociada de diseño de HarperCollins, una de las cuatro mayores editoriales del mundo. Cuando le llega un manuscrito, piensa qué tipo de letra expresa mejor el contenido. La ficción histórica puede justificar un tipo de letra creado en el siglo XIX. Un libro sobre tecnología puede requerir una fuente sin gracias más reciente. «Es un 30% de experiencia y un 70% de intuición», dice.

Pero en los últimos tres años, los diseñadores de HarperCollins han puesto sus habilidades al servicio de una nueva misión: ahorrar papel. En un esfuerzo por reducir la huella de carbono de cada libro, están modificando las fuentes, el diseño e incluso la tinta utilizada. El objetivo es que cada página ocupe más espacio y que sean tan legibles como siempre. Hasta ahora, estos sutiles e imperceptibles ajustes han ahorrado 245,6 millones de páginas, equivalentes a 5.618 árboles.

La división de publicaciones cristianas de HarperCollins, Biblias Zondervan, fue la primera que tuvo la idea de utilizar el diseño para ahorrar papel. Históricamente, las Biblias han tenido más de 2.500 páginas. En 2015, los diseñadores de Zondervan determinaron que si utilizaban fuentes diferentes y ajustaban el diseño de la página, podrían reducir el número de hojas utilizadas. Esto también redujo los costos de impresión de HarperCollins. Desarrollaron un nuevo tipo de letra compacto llamado NIV Comfort Print. Al final, se ahorraron más de 350 páginas por biblia, lo que supuso un ahorro total de 100 millones de páginas en 2017. Apiladas, equivaldrían a cuatro veces la altura del Empire State Building.

Tracey Menzies, vicepresidenta de operaciones creativas y producción de HarperCollins, quería ver si la empresa podía aplicar estos aprendizajes a otros tipos de libros, incluidas las novelas y la no ficción. «Cuando empezamos a pensar en esto, fue un poco agitado», dice. «Se trata de algo que la gente ha hecho durante toda su carrera y les estás diciendo que piensen en ello de una forma totalmente nueva».

El equipo se puso manos a la obra. Pusieron a prueba sus teorías con un gran libro de su catálogo -más de 600 páginas- creando 50 versiones del mismo con distintos tipos de letra. HarperCollins utiliza una amplia gama de fuentes estándar en sus libros, en lugar de fuentes personalizadas. A medida que el equipo realizaba los experimentos, observó que algunos tipos de letra eran más compactos, lo que daba lugar a un menor número de páginas totales, sin dejar de ser fáciles de leer. Así que elaboraron una lista de los 15 tipos de letra más respetuosos con el medio ambiente, que serán los preferidos a partir de ahora.

Al final, los diseñadores descubrieron que una selección inteligente de fuentes, junto con un diseño bien pensado que redujera el espacio en blanco, daba como resultado más palabras por página. Por ejemplo, en un ejemplo, el mismo texto escrito con Garamond Pro daba lugar a muchas más palabras en la página que con Bembo. Ambas fuentes son bastante similares, con un aspecto clásico de serifa. Y cuando se colocan una al lado de la otra, las diferencias son imperceptibles. «El objetivo es hacer estos cambios sin que el lector vea siquiera la diferencia», dice Menzies.

Pero también había muchas complejidades en el proceso. Por ejemplo, tuvieron que tener en cuenta la pesadez del tipo de letra. Uno de los tipos de letra que utilizaban con más frecuencia era el Bodoni, creado en 1798 y que aparece con frecuencia en los libros de HarperCollins. Al ser un tipo de letra muy pesado, se dieron cuenta de que podían meter más palabras en una página sin que ésta dejara de ser legible. Pero también descubrieron que con letras muy grandes, como los subtítulos, la tinta traspasaba el papel y dificultaba la lectura de las palabras de la página siguiente.

«El diseñador siempre está equilibrando no sólo una página, sino también lo que hay en la página anterior y en la posterior», dice Carlson-Stanisic. «En última instancia, esto acabó con la búsqueda de fuentes que usaran menos tinta, además de menos papel, lo que también es mejor para el planeta».

Aun así, cortar las páginas de los libros conlleva un complejo proceso matemático. Las impresoras producen hojas muy grandes, que luego se cortan y doblan en lo que al final se convierten en segmentos de 16 páginas. Al intentar cortar páginas del libro, los diseñadores tienen que ser capaces de eliminar múltiplos de 16 páginas. En el caso del libro «So Fetch», por ejemplo, el uso de un tipo de letra más ecológico ahorró casi un millón de páginas en total durante toda la tirada. «Queremos asegurarnos de que nuestros grandes títulos, de autores destacados, utilicen estas fuentes ecológicas», dice Carlson-Stanisic. «Se va sumando poco a poco, salvando cada vez más árboles».

Menzies señala que la industria editorial es ferozmente competitiva. Aunque HarperCollins ahorra recursos con estas prácticas sostenibles, no puede hacerlo a costa de la experiencia del lector. Pero el equipo descubrió que un buen diseño les permitía cortar páginas sin que el lector lo notara en absoluto. «Cuando experimentamos con estas fuentes, nos dimos cuenta de que no eran una limitación en absoluto», dice Menzies. «Era simplemente un enfoque diferente que no sacrificaba la estética. Ahora, nuestros diseñadores cuestionan constantemente cómo hacemos las cosas y piensan en formas de hacerlas más sostenibles.»

Vía

Lo último