sábado 22 de junio de 2024
Lo mejor de los medios

Un delincuente fingió ser sordomudo durante 20 años para evitar ir a la cárcel

Un delincuente chino buscado por asesinato consiguió evitar la detección policial durante más de 20 años haciéndose pasar por un chatarrero sordomudo en las montañas de la provincia de Hubei.

La noche del 22 de mayo de 2004, hace más de 20 años, un hombre joven y de carácter irascible llamado Xiao mantuvo una acalorada discusión con un vecino en su pueblo natal de Oumio Daying, en el distrito de Xiangcheng de Xianyang.

En un momento dado, Xiao tomó una pala y golpeó a su vecino en la cabeza, matándolo en el acto. Esa noche, sabiendo que se arriesgaba a pasar el resto de su vida entre rejas o, peor aún, a ser condenado a muerte, Xiao decidió abandonar a su mujer y a su hijo de 11 años para darse a la fuga. Huyó a las montañas del condado de Anxi, en la provincia de Fujian, donde se convirtió en un chatarrero que vendía sobras para sobrevivir. Para asegurarse de que nunca revelaba nada sobre su vida pasada, Xiao fingió ser sordo y mudo durante los siguientes 20 años, limitándose a sonreír a la gente y a comunicarse mediante gestos.

Pasó el tiempo, pero la policía nunca renunció a encontrar a Xiao y llevarlo ante la justicia por su crimen, y aunque el fugitivo se mostró muy tranquilo, sin ponerse en contacto ni una sola vez con su familia en las dos últimas décadas, consiguieron localizarlo.

En abril de este año, la policía de Anxi detuvo a un chatarrero aparentemente sordo y mudo por meterse en una pelea con unos lugareños, y aunque fue puesto en libertad poco después, aun así fue procesado y sus fotos acabaron en una base de datos nacional.

A principios de mayo, al cotejar las fotos antiguas de Xiao con las de la base de datos nacional, la policía obtuvo una sorprendente coincidencia. Un hombre sordomudo de la provincia de Fujian mostraba un asombroso parecido con el hombre buscado, por lo que se envió una fuerza policial a investigar. Al encontrar al sospechoso, le preguntaron a bocajarro: «¿Es usted del distrito de Xiangcheng, en Xianyang?», a lo que él respondió al instante: «Sí».

«He estado conteniendo mis palabras durante 20 años, y sentía que me estaba volviendo loco», dijo a la policía un aliviado Xiao. Cuando me fui, mi hijo tenía 11 años, y ahora que han pasado 20, me pregunto cómo estará mi familia».

Desde entonces, Xiao ha sido trasladado a su pueblo natal y, a pesar de llevar tanto tiempo fuera, les mostró exactamente el lugar donde tuvo el altercado con su vecino aquella fatídica noche. Ahora tendrá que cumplir la pena de prisión de la que llevaba tanto tiempo huyendo.

Las personas que le conocían como sordomudo dijeron a la policía que nunca habían sospechado que fuera un delincuente a la fuga. Era reservado y nunca hablaba con nadie, por lo que nadie sabía realmente nada de él.

 

 

Lo último