Periodismo Justo

El año que vivimos en peligro

Este será recordado como el año que vivimos en peligro.


También como el año que volvieron a verse mariposas en la ciudad de Buenos Aires y más peces en el río Paraná

El año que vivimos confinados muchos días por un virus.

El año dónde el planeta volvió a respirar aire limpio.

El año de las plazas desiertas y las hamacas inmóviles.

El año de la Peste.

El año en que murieron muchos que no debían morir tan pronto.

El año del miedo y las acciones heroicas.

El año que dejamos de abrazar y besar varias veces al día.

El año que volvimos a escuchar cantar a los pájaros.

El año que dejamos de compartir el mate.

El año con menos accidentes de tránsito.

El año del encierro y la paranoia.

El año de la profunda introspección.

El año con menos infidelidades.

El año con más violencia intrafamiliar.

El año que ansiamos desesperadamente ir a la escuela y al trabajo.

El año que internet se volvió creativa para cualquiera.

El año de las noticias falsas y el terrorismo digital,

El año de la estupidez y la solidaridad.

El año que se ponderó el rol del Estado.

El año que la burocracia se reveló como una calamidad.

El año con menos asados.

El año en que un gato volvió a entrar a mi vida.

El año en que dialogamos por una pantalla como si nuestra vida fuese una película.

El año en que no pudimos viajar.

El año en que la policía volvió a gobernar los barrios y las calles.

El año de los excesos autoritarios aplaudidos

El año de la responsabilidad social.

El año en que muchos se pusieron la gorra.

El año de los noticieros.

El año en que cerraron teatros y cines.

El año de la diversión virtual.

El año en andar en bici se convirtió en una aventura incierta.

El año de la mezquindad.

El año con más masturbaciones.

El año en que los pobres se reconocieron más pobres y los ricos más alejados y soberbios.

El año en que se suspendieron las misas.

El año las miserias se notaron más.

El año de las consignas en los balcones.

El año en que paró el fútbol.

El año en que los queridos fueron más queridos.

El año de los médicos y los barrenderos.

El año de los prejuicios contra el extranjero.

El año de las lecturas y el streaming.

El año de los conciertos por la web.

El año en que Ella siguió siendo Ella, tremenda y abismal.

El año en el que sobrevivimos.