soluciones

Tienda de ropa crea original método de ventas en medio de la crisis de COVID-19

La tienda de ropa y accesorios para mujeres Main Paige, en Colorado, Estados Unidos, está cerrada, como muchos otros negocios minoristas durante la crisis de COVID-19. Pero eso no impide que intenten hacer llegar sus productos a sus clientes.

Todos los miércoles, la dueña Beth Bauerle se compromete a llenar las vidrieras de la tienda con diferentes productos para las personas que desean salir y comprar desde sus autos, o mientras caminan fuera de su casa.

Los clientes interesados ​​en los artículos pueden llamar a Bauerle o enviar un correo electrónico a la tienda y organizar una recolección sin contacto. Los artículos se pueden llevar a casa y probar antes de finalizar la compra, y la mercancía no deseada se devuelve a la tienda. También está explorando otras opciones para comprar virtualmente en la tienda o comunicarse con los clientes.

«Estamos tratando de hacer todo lo posible para acomodar a las personas, y aun así superar esto y abrir nuestras puertas cuando todo termine», dijo Bauerle. «Es un desafío para todos».

La tienda de ropa también está ofreciendo gift cards de USD 300 por USD 250 con la esperanza de inyectar efectivo en el negocio durante el cierre. La mujer promueve en forma constante tanto las tarjetas de regalo como las oportunidades de compra en su newsletter, que está dirigido a aproximadamente 1000 mujeres.

«Estoy luchando por hacer cualquier cosa que pueda hacer que me permita mantener la tienda para la comunidad y tratar de ayudar a los clientes que se quedan confinados», dijo Bauerle.

Gracias en parte a estos esfuerzos, Bauerle ha podido mantener a algunos de sus empleados durante el cierre. En cada fase de este proceso, dijo que se sentó con los empleados para discutir sus planes. Cada miembro del personal ha podido elegir cómo quieren avanzar. Ha establecido horarios para que las personas entren y manejen sus responsabilidades. Por lo general, solo hay una persona en la tienda a la vez.

Bauerle dijo que le preocupa el futuro de su negocio y otros negocios locales en la comunidad e insta a las personas a apoyar a las entidades locales de cualquier manera que puedan durante esta crisis. Durante más de 35 años, Bauerle se ha centrado en proporcionar un lugar para visitar y construir relaciones.

«Sé que mucha gente cuenta con esta tienda, no solo por la ropa, sino por las amistades, las relaciones», dijo. “No estoy dispuesta a perder eso. Si la gente me necesita, quiero estar aquí para ellos».