Medios

Tips para verificar la información del coronavirus online

El nuevo coronavirus se ha extendido a todo el planeta junto con su costado más polémico: la información falsa sobre la enfermedad, cómo se propaga y cómo podemos protegernos contra ella. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha calificado como «infodemia», porque la información engañosa o incorrecta se está propagando más rápido que el virus. Ya sean los médicos charlatanes que proponen falsas “curas”, las teorías de conspiración utilizadas para socavar a los gobiernos en conflicto, los «síntomas» falsos o los divertidos memes, todo crea un entorno que hace que sea difícil confiar en lo que encontramos online, y aumenta el pánico global y la ansiedad en torno al problema.

«El estigma, para ser sincero, es más peligroso que el virus en sí», dijo el director general de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Cuando nos encontramos con contenido online que causa fuertes reacciones emocionales, como pánico o miedo, podemos compartir accidentalmente cosas sin detenernos a pensar y verificar si son precisas. Los agentes de desinformación se aprovechan de esto y crean contenido diseñado para hacernos compartir historias de pánico, reacciones de enojo, enviar historias felices de cachorros y todo lo demás. Pero podemos luchar juntos contra la enfermedad de la información.

A continuación cinco breves tips para verificar el contenido online antes de compartirlo:

Algunas historias son demasiado buenas para ser verdad

Las historias falsas y engañosas se propagan como incendios forestales porque la gente las comparte. Las mentiras pueden ser más sexys que la verdad.

Un grupo de investigadores del MIT descubrió en 2018 que las historias que desencadenan una respuesta emocional se comparten mucho más que las noticias puras. Sumado a eso, los neurocientíficos han confirmado que es más probable que recordemos historias que nos hacen enojar, entristecer o reír.

En febrero pasado, una pareja australiana fue puesta en cuarentena en un crucero frente a la costa de Japón. Generaron mucha atención con sus posteos diarios en Facebook, y un día afirmaron que pidieron vino con un dron. Los medios comenzaron a informar sobre la historia, y la gente la compartió en redes sociales. La pareja luego admitió que lo publicaron como una broma para sus amigos.

Esto puede parecer trivial, pero el intercambio irreflexivo de afirmaciones falsas puede socavar la confianza en general. Y para periodistas y redacciones, si los lectores no pueden confiar en ti en las cosas pequeñas, ¿cómo podrán confiar en ti en las cosas grandes?

Consejos:

  • Si una historia es demasiado buena para ser verdad, demasiado divertida, demasiado exasperante, demasiado dulce, demasiado escandalosa, probablemente no sea cierta. Ve a la fuente antes de publicar. Recuerda que los periodistas también pueden enamorarse de esto, así que el hecho de que otros medios informan una historia, no significa que la hayan verificado.

 

Recuerda, no toda la investigación se genera de la misma forma

El hecho de que algo tenga un cuadro o una tabla adjunta no significa que los números y la ciencia que lo respalda sean sólidos.

Reuters echó un vistazo a los estudios científicos publicados sobre el nuevo coronavirus desde que comenzó el brote. De los 153 que identificaron, 92 aún no habían sido revisados ​​por pares, y algunos incluyeron algunas afirmaciones bastante extravagantes y no verificadas, como vincular el coronavirus al VIH, o la transmisión de la serpiente al ser humano.

El problema con la «ciencia de la velocidad», como lo llamó Reuters, es que las personas pueden entrar en pánico o tomar decisiones políticas equivocadas antes de que los datos hayan sido investigados adecuadamente.

Entonces, si te encuentras con un gráfico, una tabla, una estadística o cualquier número relacionado con Covid-19, pregúntate:

  • ¿Cuál es la fuente? ¿De dónde vienen esos números?
  • Consulta siempre las fuentes oficiales que no son parte de ningún gobierno en particular.
  • La página de Coronavirus de la OMS actualiza estadísticas y recomendaciones en forma constante.
  • La Universidad John Hopkins mantiene un mapa actualizado.
  • Para los periodistas, Journalist’s Resources realiza resúmenes útiles de investigaciones verificadas.

 

Verificar imágenes con búsqueda inversa de imágenes

Una imagen vale más que mil palabras, y cuando se trata de desinformación, también puede valer mil mentiras. Uno de los tipos más comunes de información errónea son las imágenes que aparecen en un contexto diferente: fotografías o videos reales, que no se han editado en absoluto, se vuelven a compartir para adaptarse a una nueva narrativa.

Algunas de las fotos más compartidas de los incendios de Amazonas en 2019 estaban desactualizadas o no relacionadas, y algunos de los últimos mapas que muestran la propagación de COVID-19 son engañosos.

Pero con unos pocos clics, puedes verificar las imágenes compartidas online y en grupos de mensajería. Al igual que puedes «buscar» en Google hechos y declaraciones, puedes pedirle a un motor de búsqueda que busque fotos similares, e incluso mapas para verificar si se han usado antes para otras historias. Esto se denomina búsqueda de imagen inversa, y se puede utilizar para buscar en Google, Bing, el sitio web ruso Yandex, el sitio chino Baidu y muchas otras bases de datos.

Por ejemplo, en 2014, Reuters publicó una imagen de un proyecto de arte en Frankfurt, Alemania, que mostraba a personas tumbadas en la calle en recuerdo de las víctimas de un campo de concentración nazi.

En enero, las publicaciones de Facebook que recibieron miles de acciones presentaron la misma fotografía para afirmar falsamente que las personas en la foto eran víctimas de coronavirus en China.

Una rápida mirada a la arquitectura revela que se ve muy europea. Luego, si tomamos la imagen y hacemos la búsqueda inversa, y buscamos los lugares anteriores en los que se ha publicado, encontramos el original de 2014.

Todo el proceso lleva unos segundos, pero es importante chequear cada vez que veas algo impactante o sorprendente.

Herramientas:

  • Para PC: el complemento de RevEye para buscar cualquier imagen en Internet sin salir de tu navegador.
  • En tu teléfono: si estás fuera de casa o se acaba de compartir una historia sombría en el whatsapp de tu familia, puedes usar TinEye en los teléfonos móviles para hacer exactamente lo mismo.

 

Verificar videos usando miniaturas e InViD

No solo se propaga el coronavirus, también los videos falsos de pedos. Este video silencioso pero mortal decía que mostraba a personas tirandose pedos atrapadas por cámaras térmicas que estaban monitoreando la temperatura de posibles pacientes con coronavirus.

Pero después de la búsqueda inversa de imágenes de las capturas de pantalla del video, se demuestra que el original es un video en broma de 2016. El video fue creado por un grupo online llamado Banana Factory, que agregó las ‘nubes’ ofensivas por computadora, antes de que fuera compartido por sitios web como LadBible y Reddit.

Y ustedes se preguntarán, ¿cuál es el problema con compartir divertidos videos de pedos? Nuestra confianza en los medios y la información que encontramos online es crucial para la democracia. Si las personas piensan que algo que encuentran online podría ser falso, cada vez es más difícil creer en algo. Incluso si sólo se trata de gases.

En todo el mundo, los verificadores de hechos han estado chequeando videos que afirman falsamente mostrar los síntomas o el impacto del coronavirus, todos los cuales se compartieron con un nuevo título. Como dijo el director de la OMS, el Dr. Tedros, este tipo de alarmismo puede tener un impacto más peligroso en el mundo que la enfermedad en sí, causando pánico y drenando recursos que podrían utilizarse mejor para tratar problemas del mundo real.

Antes de compartir un clip con tus diversos grupos de chat, verifica tres veces que no sea falso. Mediante la búsqueda de imágenes inversas, puedes tomar varias miniaturas de cualquier video y verificar si se ha publicado en Internet anteriormente.

Herramientas:

 

Usa la geolocalización para averiguar dónde se tomó una foto o video

Una de las mejores herramientas para detectar la desinformación está en nuestra cara: nuestros ojos. Con habilidades de observación y un poco de búsqueda en Google, podemos decidir rápidamente de cuándo es una foto, y dónde puede haber sido tomada.

Tomemos a continuación este tuit del New York Post. Se trata del primer caso de diagnóstico confirmado de coronavirus en Manhattan. Alessandra Biaggi, la senadora estadounidense que representa el área, señaló rápidamente que la fotografía que usaron es de un hombre asiático en Queens.

Pero, ¿cómo podemos verificar quién tiene razón?

Podemos usar los letreros de las calles y los letreros de las tiendas en la foto para encontrar el mismo lugar en un mapa. Buscamos “Duane Reade Main Street New York Queens” y se presentarán tres opciones.

En Google Maps, podemos dejar caer al hombrecito amarillo en las carreteras para ver la calle y ver los mismos edificios desde la misma perspectiva que el fotógrafo.

Consejos:

  • Busca pistas en la arquitectura, el lenguaje de los letreros, lo que usan las personas, a qué lado de la carretera conducen los automóviles, los nombres de las empresas, etc.
  • ¿Qué puedes buscar y verificar? ¿Puedes encontrar ese mismo lugar en un mapa?

Vía