15.4 C
Buenos Aires
miércoles 4 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Por primera vez, Chile evocó el golpe militar sin Pinochet. Duras críticas al Gobierno

Chile recordó ayer los 34 años del golpe militar que derrocara al presidente socialista Salvador Allende e instaurara una dictadura por 17 años. Es la primera que se conmemora este hecho sin Augusto Pinochet vivo y en medio de la polémica. El ex dictador falleció en diciembre del año pasado.

En el actor central, la presidente Michelle Bachelet, de riguroso negro y muy emocionada, depositó un ramo de rosas en el lugar donde Allende se dio muerte en un último tributo a la democracia. A su lado estuvieron Carmen Paz, la hija menor del ex Presidente y una de sus nietas, Marcia Tambutti. El padre de Bachelet, un general de la aviación fue detenido después del golpe, atrozmente torturado y dejado morir en la cárcel cuando súbitamente fue afectado por un paro cardíaco.

Bachelet dijo: «El mejor homenaje que podemos hacerle a todos aquellos que perdieron la vida luchando por la democracia y por la patria es construir una sociedad y un país que garantice oportunidades y derechos a cada uno de nuestros compatriotas».

El jurista de derechos humanos Eduardo Contreras aseguró que la muerte de Pinochet abrió la verdad. Hasta ahora varios agentes confesaron crímenes y acusaron a sus superiores en tribunales. Después de 17 años de democracia, se sabe que 3.000 personas fueron desaparecidas o ejecutadas, que otras 50.000 fueron flageladas y que 500 inmuebles públicos se usaron como centros de tortura o exterminio.

En la capilla donde están enterradas las cenizas de Pinochet se inauguró una placa de mármol que fue bendecida por el cardenal Jorge Medina, quien hasta hace poco ocupaba un alto cargo en el Vaticano y fue el principal detractor que tuvo el cardenal Raúl Silva Henríquez, conductor de la defensa de los derechos humanos en la dictadura. Allí estuvieron la viuda e hijos de Pinochet. Mientras, en Santiago, en la Escuela Militar, el Ejército recordaba privadamente a los caídos en una misa encabezada por el jefe del ejército. No asistió ningún miembro de la familia Pinochet y el nombre del dictador no fue pronunciado.

Más información
www.clarin.com/diario/2007/09/12/elmundo/i-02601.htm
www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-91240-2007-09-12.html
www.lacapital.com.ar/2007/09/12/mundo/noticia_416064.shtml

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último