jueves 28 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Durante seis semanas estará en exposición al público el Santo Sudario de Turín

En los primeros dos días ya pasaron por la catedral de Turín, Italia, casi 20 mil fieles y turistas para ver de cerca la sábana con la que el catolicismo cree que fue cubierto el cuerpo de Jesús desde su muerte hasta la Resurrección.

Estará en exposición hasta el 23 de mayo y se espera que en este tiempo la vean entre dos y tres millones de fieles en la basílica de San Juan Bautista. Muy esporádicamente la Iglesia la muestra en público; la última vez fue en el año 2000.

Se trata de una tela de lino de 4,42 metros de largo por 1,13 metros de ancho, tejida a «espina de pez», que pese a ser considerada una de las reliquias más preciadas del catolicismo esconde muchos secretos. El primero y principal es la duda sobre su legitimidad.

Durante siglos fue considerada la manta que cubrió a Cristo tras la crucifixión. Sin embargo, en 1989 se sometió un fragmento de la tela a una prueba de carbono 14 (realizada por tres laboratorios distintos) que arrojó como resultado una antigüedad de, a lo sumo, 730 años, ubicando su confección entre 1260 y 1390.

Los fieles más creyentes en la veracidad del lienzo aseguran que la muestra tomada estaba contaminada. Sostienen, además, que la fe no necesita de pruebas científicas. La polémica lleva cientos de años y no parece que fuese a saldarse en los próximos.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último