Interesante

Aumentan 300% los casos fatales de cáncer en un pueblo sojero de Santa Fe

En la localidad de Santo Domingo, a 70 km de la capital de la provincia de Santa Fe, un médico generalista -el único que allí vive- publicó un estudio sobre el aumento de los casos mortales de cáncer y lo vinculó con el uso de agrotóxicos.

La localidad tiene 1.733 habitantes, según el último censo. A Arturo Serrano, el médico que publicó el estudio, le llamó la atención que, de un promedio histórico de entre dos y tres casos de defunciones por tumores anuales que se venían registrando hace unos 20 años (y con una población realtivamente estable), se pasara a cinco al año y con un pico de siete en 2008.


Si bien, como indica el mismo artículo publicado en el número 3 de la revista Actas Médicas Santafesinas, «la bibliografía existente a la fecha no es definitiva aún», la asociación de agroquímicos y tumores es concordante y hasta «taxativa», y es el sustento principal de la hipótesis de Serrano sobre el impacto del modelo extractivo en la salud de la población.

El aumento de las muertes en esta localidad, «obviamente se vincula al medio ambiente, los agroquímicos y las formas de vida», advierte el médico. Además, insiste en la importancia de replicar el estudio a otras poblaciones rurales que hayan mutado de la producción lechera a la de soja para analizar si se verifica la misma la situación. De esta forma podrían establecerse mayores vínculos entre los agroquímicos (utilizados para la explotación sojera) y el cáncer.

«El informe sobre pueblos fumigados refiere con datos contundentes la relación entre agro tóxicos y cáncer y malformaciones», explica el médico. También aclara que si bien uno de los a priori implicados es el arsénico y que se bajaron las concentraciones permitidas, en los últimos veinte años no se observó ningún cáncer de piel que pudiese atribuirse a ese compuesto. El tema controversial «son los agroquímicos, donde la población convive con una altísima exposición», agrega. Además, explica que si no es una visión homogenea de toda la medicina, es porque existen voces que minimizan su acción, «ya que hay intereses económicos poderosos detrás de su uso». Una de las principales empresas de este sector, Monsanto, es actualmente cuestionada y repudiada en todo el mundo por su uso indiscriminado de agrotóxicos y su enorme poder económico, cultural y político. Soledad Barruti, la define como «la compañía de semillas más poderosa del mundo y la dueña del 90 por ciento de las semillas transgénicas que existen», en su nota «El periodismo según Monsanto» que da cuenta de cómo operan este tipo de compañías para mantener su poderío.

Como cierre de la investigación, Serrano dice que «si bien el cáncer a aumentado en todo el mundo, y nuestro país no escapa a esta epidemia, pareciera que la incidencia en nuestra provincia y dentro de ella en nuestra localidad es mucho mayor que la media nacional».

«Este aumento –continúa– también podría deberse a que en veinte años cambiaron algunos métodos y ahora el screnning es más rutinario y que los programas de salud, permiten y estimulan su pesquisa o tamizaje precoz, contribuyendo a detectar más cantidad e incrementándolos en número en el futuro». Pero el investigador advierte que «los determinantes primarios de un tipo de cáncer, no son tanto genéticos como geográfico-ambientales y/o relacionados con ciertos hábitos de trabajo o estilos de vida».

Según el informe “Atlas de Mortalidad por Cáncer en Argentina”, en el período 1997/2001, murieron 266.546 personas por tumores malignos (el 18,8% de las muertes totales), lo cual convierte al cáncer en la segunda causa de muerte del país, detrás de las enfermedades del sistema circulatorio (33,4%).