martes 19 de febrero
Interesante

Estadísticas del primer año de aborto legal en Uruguay

El Ministerio de Salud Pública (MSP) de Uruguay, presentó el pasado lunes un informe a un año de implementación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el que se registra una disminución de la cantidad de casos respecto de los 12 meses anteriores.

Según los datos presentados en el citado informe, entre diciembre de 2012 e igual mes de 2013 se realizaron 6.676 interrupciones voluntarias del embarazo en todo el país y no hubo muertes entre las mujeres que abortaron dentro del mecanismo previsto por la ley.


El subsecretario del MSP, Leonel Briozzo subrayó que estas estadísticas indican que la práctica del aborto es segura, accesible e infrecuente. La tasa de nueve casos cada 1.000 mujeres coloca a Uruguay entre los países con menor cantidad, incluso que la registrada en muchos países de Europa, que reportan 12 cada 1.000. Uruguay se ubica tercero, tras Canadá y Estados Unidos, en relación a la cantidad de abortos realizados en el último año, con nueve cada 1.000 mujeres entre 15 y 44 años.

“Es una ley que tiende a proteger a la mujer y a disminuir el número de abortos, y lo estamos logrando”, declaró Briozzo.

Los principales datos estadísticos que se presenta el MSP indican que, si bien en el período de 1995 a 2002 se estimaba unos 33 mil abortos ilegales por año de promedio, tras la puesta en vigencia de la ley, en 2012-2013 se registraron 6.676 casos, es decir disminuyeron un 80%. También evidencian que la mayor cantidad de casos ocurren en Montevideo y en instituciones públicas.

En relación a las franjas etarias, las adolescentes menores de 19 años presentan una tasa de interrupción del 18 %, con tendencia a la baja, en relación con las mujeres adultas. El informe también indica que el 6,3 % de las mujeres que realizaron la consulta optaron por continuar su embarazo.

En cuanto a los abortos clandestinos, Briozzo aseguró que aún existen casos, incluso con una muerte materna por un aborto autopracticado de manera insegura y sin concurrir a los servicios de salud. “Es una práctica infrecuente, pues en Uruguay están dadas todas las condiciones y la seguridad para que las mujeres tengan confianza en el sistema de salud para que puedan concurrir y realizarlo de manera legal”, explicó.

Desde la promulgación de la ley en diciembre de 2012, para acceder a una interrupción voluntaria del embarazo, la mujer debe cumplir una serie de requisitos, como acudir a una consulta médica ante una institución del Sistema Nacional Integrado de Salud, para que un equipo interdisciplinario evalúe la situación. Luego, tiene cinco días para ratificar su decisión mediante la firma de un consentimiento informado, que junto a otros datos se asientan en un registro oficial.

Además, también existen casos de abortos no punibles, por ejemplo aquellos “procesos patológicos que provoquen malformaciones incompatibles con la vida extrauterina” y casos en que “se deberá tratar de salvar la vida del embrión o feto sin poner en peligro la vida o la salud de la mujer”. También cuando la gestación “fuera producto de una violación acreditada con la constancia de la denuncia judicial, dentro de las 14 semanas de gestación”.

En relación a las menores de 18 años y las declaradas incapaces, si no tienen el consentimiento de sus responsables deberán presentar su situación ante un juez, quien será el que autorice el procedimiento.