Interesante

Explosión y derrumbe de dos edificios en Nueva York

El estallido derrumbó dos edificios de cinco pisos, minutos después de las 9 hora local (11 de la mañana en Argentina) del pasado miércoles. Ya son siete los muertos confirmados a raíz de la tragedia. Además, el departamento de Bomberos (FDNY) reportó un total de 24 heridos.

Tres de las víctimas fatales fueron identificadas: Griselda Camacho, Carmen Tanco y Rosaura Hernández-Barrios. Las dos mujeres, según indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, serían de nacionalidad mexicana.


Trabajaron en la zona 39 unidades de bomberos (más de 150 personas) para apagar el incendio y las tareas de rescate se prolongaron durante toda la noche y continúan el día de hoy, rastreando a 8 personas que continúan desaparecidas.

[googlemaps maps.google.com/maps/embed?pb=!1m14!1m8!1m3!1d3020.3070127278934!2d-73.9430994!3d40.7992468!3m2!1i1024!2i768!4f13.1!3m3!1m2!1s0x89c2f60f5d746727%3A0x87e9e3a144989976!2sPark+Ave+%26+E+116th+St!5e0!3m2!1sen!2s!4v1394651899252&w=600&h=450%5D

Según lo confirmó el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, «la tragedia se originó por una explosión de gas».Explicó que quince minutos antes de la explosión un vecino llamó a la empresa ConEdison para alertar sobre una fuga de gas, y precisó que las autoridades removerán los escombros una vez que el incendio esté controlado.

ConEdison informó que aún falta determinar si la fuga fue en la tubería principal de la compañía o en una instalación hecha por terceros en la tubería interior. La línea de gas central que abastece al área fue hecha de plástico y hierro fundido, y el hierro data de 1887, según informó Edward Foppiano, vicepresidente senior de la compañía.

En uno de los edificios funcionaba una iglesia cristiana hispánica y en el otro, departamentos y un negocio de pianos. El estallido se produjo en la intersección de la calle 116 y la avenida Park, en Harlem Este. Varios edificios aledaños sintieron temblores y las líneas de subterráneo que pasan por la zona se suspendieron por caída de escombros en las vías, según informó CBS Nueva York.

Según afirmaron fuentes en el lugar, allí mismo hace cinco meses ya había existido un escape de gas que fue denunciado en su momento. La dueña de la iglesia que estalló, Carmen Vargas-Rosa, dijo que había sentido fuerte olor a gas el martes por la noche.

«Parecía un terremoto por como temblaba todo», comentó una persona que trabajaba en uno de los edificios y logró escapar. Varias horas después de la explosión, la zona sigue cubierta de humo y las autoridades distribuyen barbijos para evitar la irritación respiratoria que genera. El servicio de trenes cercano (Metro North) se ha suspendido ya que las vías están justo enfrente y podría haber escombros. Por su parte, la policía descartó la existencia de vínculos terroristas con la explosión, aunque desplegó el escuadrón antibombas como medida de precaución.

Así se veían los edificios que colapsaron:

edificios derrumbados