viernes 19 de octubre
Interesante

Los famosos que nunca verás en un avión

Hay personajes famosos que se emborrachan en los aviones, otros que tienen comportamientos escandalosos, aunque la mayoría, claro está, son prudentes y educados. Hay también otras celebridades que nunca se comportarán mal en un avión, simplemente porque no se suben a él. El buscador de vuelos Jetcost ha seleccionado algunos que nunca han sido sus clientes porque tienen miedo o fobia a volar y a otros que lo hacen, pero lo pasan muy mal.


Los que no vuelan

Aretha Franklin le tiene tanto miedo a los aviones que en su vida se ha subido a uno. Como consecuencia, muchas veces ha tenido que cancelar sus conciertos y actuaciones fuera de Estados Unidos, incluida una de gran relevancia ante la reina de Inglaterra. “En un autobús puedes frenar, ¡pero en un avión no!”, sentenciaba la reina del Soul. Hace dos años este miedo a volar pudo ser la causa principal para que no fuera jurado en el famoso concurso de televisión “American Idol”. La fobia que tiene la artista a viajar en avión suponía un problema a la hora de tener que trasladarse a otros estados para las diferentes audiciones. Finalmente fue Mariah Carey la elegida que se embolsó 18 millones de dólares por su participación.

El Mundial de fútbol de 1994 marcó la vida del jugador holandés Dennis Bergkamp ya que decidió no volver a viajar en avión después de su viaje a Estados Unidos. La verdad es que nunca le había gustado viajar en avión pero la traumática experiencia que vivió aquel día a le cambió para siempre. Su pesadilla comenzó en tierra cuando una amenaza de bomba retrasó el vuelo de Holanda pero lo peor ocurrió llegando a Estados Unidos, el avión entró en una bolsa de aire que provocó una caída libre del aparato durante varios segundos.

Tras el Mundial, en 1995, Bergkamp fichó por el Arsenal procedente del Inter de Milán e introdujo una cláusula dentro de su nuevo contrato que permitía no desplazarse en avión junto al resto de sus compañeros para disputar partidos, sobre todo fuera de Inglaterra. Así, Bergkamp solía viajar en coche durante días anticipándose al resto de la expedición del Arsenal para poder estar a disposición del entrenador Wenger y jugar partidos de las máximas competiciones europeas.

El famoso arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, conocido por diseñar la construcción de Brasilia como nueva capital de su país durante los años 60 y la Sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, le tenía verdadero pánico a volar. Niemeyer viajaba los mil kilómetros que separan Brasilia de Río de Janeiro en coche y durante el camino miraba las nubes: “Sugieren tantas cosas inesperadas”, escribió en las crónicas de su Diario-Boceto. Su miedo a volar no le impidió viajar por el mundo. Después de la Segunda Guerra Mundial, fue a Berlín en barco. Tardó veinte días, pero se llevó con él a un maquetista y un dibujante, y aprovechó ese tiempo para trabajar en el diseño de un edificio de viviendas. Al llegar, presentó el proyecto terminado: ocho pisos sostenidos por una serie de columnas en “ve corta”, con un ascensor externo. El complejo fue construido y todavía existe en el distrito de Tiergarten.

Curiosamente, según ha comprobado Jetcost, Niemeyer, que nunca voló en vida, voló una vez muerto -dentro de su ataúd- dos veces en menos de un día. Desde Río de Janeiro a Brasilia donde se celebró su velatorio oficial y de regreso a Río donde se le enterró en el emblemático cementerio de São Jõao Baptista.

Lenny Kravitz tampoco soporta los aviones y prefiere hacer viajes interminables en coche o en tren antes de optar por el medio de transporte más seguro y rápido. Hace unos años, viajó desde Phoenix (Arizona) a México por carretera durante 30 horas cuando en avión solo le habría llevado llegar unas 3 horas. “A Lenny no le gustan los aviones y los evita en mayor medida. Fue toda una aventura; él está muy emocionado por su concierto aquí, aprovechó para conocer las carreteras y el paisaje de este país”, explicó Chris Adamson, mánager del cantante.

Los que vuelan… pero con mucho miedo

Jennifer Aniston
, la actriz mundialmente reconocida por su papel de “Rachel” en la serie “Friends” ha reconocido tener aerofobia, es decir miedo a volar. Por lo visto hace unos años sufrió una tormenta eléctrica que la asustó mucho durante un vuelo de Toronto a Nueva York. “Tuve un vuelo realmente malo porque nos quedamos atrapados en medio de una tormenta eléctrica. El vuelo debía durar sólo una hora y se extendió a dos; yo de pronto veía un campo y sólo pensaba: tenemos que aterrizar” declaró Jennifer. Además de a una posible tormenta, Aniston tiene miedo durante el despegue, ya que no entiende cómo es posible que un avión pueda elevarse del suelo: “No entiendo cómo es que llega ahí, he escuchado todo sobre aerodinámica, la ingeniería, la velocidad; quizás sólo soy una persona que lo quiere controlar todo”.

Pero a lo que realmente más miedo tiene Jennifer Aniston es a volar con Angelina Jolie, la mujer de su ex. Jennifer tenía reservado un billete en primera clase para viajar a Londres para acudir al estreno de su película “We’re the Millers” en un vuelo en el que Angelina también tenía una reserva. Pero para evitar incomodidades la actriz de Friends terminó cambiando su vuelo para otro que salía dos días antes.

Robert Smith, el cantante de The Cure tiene verdadero pánico a volar, antes de meterse en un avión hay que descartar otros medios de transporte. Por ejemplo, cuando viaja desde Inglaterra a Estados Unidos sale varios días antes en barco, mientras el resto de la banda lo hace en avión. En Europa se mueve siempre en tren y cuando no queda más remedio que volar necesita tomar pastillas para dormir. Recientemente comentó en una entrevista: “A mi no me gusta volar. Cada vez que subo a un avión, a no ser que esté destrozado, me pregunto si voy a salir de allí. He tentado a muchas cosas en mi vida, por rechazo a mis límites, para probarme… pero no se si sería capaz de saltar en paracaídas. Tengo miedo a que todo termine.”

Hay otras celebridades que no tienen aerofobia, pero sus fobias les influyen a la hora de tomar un avión y les provocan miedos durante los vuelos. La cantante Madonna tiene brontofobia, que es el miedo a los rayos y las tormentas. Siempre que viaja en avión, exige que consulten con varios meteorólogos especializados para analizar la previsión del tiempo. Si hay riesgo de tormenta en su trayectoria prefiere no volar, aunque tenga que cancelar un concierto. Por su parte la actriz Carmen Electra tiene hidrofobia, miedo al agua, a pesar de que su fama mundial le llegó interpretando a una socorrista en la serie Vigilantes de la Playa, aunque no sabe nadar. Cuando viaja en avión exige que las cortinas de todas las ventanillas cercanas a su asiento estén cerradas para no ver que sobrevuela el mar, porque de lo contrario podría sufrir un ataque de pánico.

Otros famosos que alguna vez admitieron que tienen miedo a volar son Sylvester Stallone, Bruce Willis, Penélope Cruz, Sarah Jessica Parker, Whoopi Goldberg o Woody Allen.

 

Dejar un comentario